S?bado, 10 de noviembre de 2007
Ram?n Afonso
Rebeli?n


Ese parece ser el leitmotiv de los pol?ticos al uso en Canarias. La sensibilidad, la justicia, la humildad, la sencillez, la voluntad de servicio y el sentido com?n para afrontar las dificultades est?n de capa ca?da desde hace mucho tiempo. Auditorios, tranv?as, tindayas, v?as exteriores, anillos insulares y ejes interinsulares son las mamparas que esconden la incompetencia del nuevo rico para resolver los verdaderos y acuciantes problemas sociales.

La ?ltima excentricidad viene del Consejero de Obras P?blicas, Juan Ram?n Hern?ndez, que incapaz de solucionar los problemas de tr?fico pese a la gigantesca inversi?n realizada en carreteras, propone la construcci?n de autopistas sobre el mar para poder ir de un lugar a otro dentro en una misma isla. Vista la premura en la construcci?n del costos?simo tranv?a de Melchior, s?lo decirles a los previsores que se vayan comprando el salvavidas porque a buen seguro Tr?fico lo har? obligatorio junto con el consabido chaleco reflectante. S?lo les faltaba caminar sobre las aguas para considerarse los verdaderos reyes de la creaci?n y, al parecer, lo conseguir?n en un futuro no muy lejano.

Actuar con sencillez y sentido com?n parece una empresa dif?cil, al menos eso nos dan a entender los profesionales de la pol?tica; por ejemplo, deber?a ser sencillo conseguir que los que m?s tienen paguen m?s impuestos o que la ley nos trate a todos por igual, sin embargo, ah? est? la Ric, la supresi?n del impuesto sobre donaciones y sucesiones a los canarios m?s ricos o la estramb?tica situaci?n jur?dica de Miguel Zerolo y Su?rez Trenor para demostrar que estamos errados. Lo mismo se puede argumentar del derecho constitucional a la vivienda, pues a pesar de cientos de miles de casas vac?as en las islas tambi?n se les hace complicad?simo satisfacer las necesidades habitacionales de los canarios. Qu? decir de la sanidad, con lo sencillo que debiera ser dar prioridad a los enfermos pero c?mo nos complican la vida (nunca mejor dicho) privatizando servicios para alegr?a de empresarios y amigos o de amigos empresarios, aunque ahora lo llaman externalizar para que cuele, otro enga?o sem?ntico para variar.

Paulino Rivero se atrevi? a sugerir en el Club Siglo XXI de Madrid que el modelo econ?mico canario debe ir de la "cantidad a la calidad a trav?s de fuentes de riqueza que generen empleo sin consumir suelo?, de ser sincera su repentina sensibilidad ecol?gica ya habr?a puesto coto a la voracidad territorial de Aena en Los Rodeos .Otra mentira m?s que cargar al debe de su formaci?n pol?tica, aunque conociendo su acci?n de gobierno durante m?s de dos d?cadas y a la citada propuesta mar?tima de su consejero de Obras P?blicas, es f?cil entender que su propuesta ecologista solo era una alharaca m?s para encubrir el insaciable apetito contaminante de un empresariado alimentado con sus pol?ticas ultradesarrollistas; y encima Domingo Berriel, el Consejero de Medioambiente abducido por los d?lares de Al Gore, ese laureado ecologista de sal?n, saboteador del Protocolo de Kyoto y m?s que responsable de alg?n que otro bombardeo sobre poblaci?n civil, se atreve a dar conferencias sobre el cambio clim?tico, cuya existencia pon?a en entredicho hasta hace nada.

El mayor logro de esta democracia tutelada por el tripartito canario no ha sido conseguir trabajo o una vivienda digna o una sanidad y una ense?anza de calidad para todos -que deber?a ser la consecuencia natural de tanta riqueza- sino meter el miedo/p?nico en el cuerpo a los trabajadores que ya se atreven a bien poco por temor a ser despedidos o acosados, porque la mayor?a vive en la cuerda floja de cada d?a. El miedo-mal consejero- lo ha impregnado todo y reivindicar los derechos que dicen estar recogidos en el ordenamiento jur?dico-pol?tico ser?a hasta heroico: ?No protestes por las jornadas laborales abusivas con sueldos de mierda porque te despiden?, y no protestas; ?no digas ni p?o si suprimen servicios m?dicos imprescindibles?, y no te quejas?y as? hasta convertirnos en ciegos que nunca ven las barbas de sus vecinos arder, porque no son las propias y porque estamos constantemente mirando para otro lado por si las moscas.

Pero llega noviembre y Tenerife en noviembre es otra cosa. El miedo parece darnos un respiro y salimos a la calle para plantar cara a las tropel?as del Gobierno de Canarias y sus c?mplices; al vandalismo de empresarios, sindicatos mayoritarios y allegados. Luchamos contra las injusticias, las privatizaciones y las exenciones fiscales, por los derechos laborales, por la educaci?n y la sanidad p?blica de calidad, por la soberan?a alimentaria; por una verdadera participaci?n democr?tica pero, sobre todo, luchamos por nuestra dignidad.
Publicado por ubara @ 0:29  | Canarias
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios