Martes, 13 de noviembre de 2007
Rafael Morales

Vamos a por el incendio, aunque perdure por mucho tiempo el humo de la ya celeb?rrima frase ??Por qu? no te callas?? El l?o lo mont? inicialmente el representante de la CEOE, Gerardo D?az Ferr?n, y quienes dieron la cara fueron sus abogados pol?ticos. Rodr?guez Zapatero mantuvo un discurso adaptado al de la CEOE, aunque dulcificado. Juan Carlos I abandon? irrespetuosamente la sala de debates de la 17? cumbre iberoamericana mientras hablaba el presidente Daniel Ortega, quien denunciaba tanto los estragos que Uni?n Fenosa provoca en Nicaragua como las intrigas diplom?ticas espa?olas para evitar el triunfo electoral del sandinismo.

Ferr?n andaba por Chile para participar en la XVIII cumbre de dirigentes de organizaciones empresariales iberoamericanas, evento que coincidi? con la reuni?n de presidentes. Uno de los documentos patronales habl? de las excelencias del libre mercado, al tiempo que D?az Ferr?n criticaba a Venezuela, Bolivia y Ecuador por considerarlos ?poco atractivos? para las inversiones debido a la ?inseguridad jur?dica?. El jefe de la CEOE recibi? cumplida respuesta de los presidentes argentino, venezolano, nicarag?ense, ecuatoriano y boliviano, quienes, cada uno a su manera, denunciaron la pol?tica neoliberal y algunos incorporaron cr?ticas a las tropel?as de Telef?nica, Santander, Uni?n Fenosa, Repsol, etc?tera, que acudieron al pastel en la d?cada neoliberal pasada para comprar duros a dos pesetas, aprovechando las privatizaciones. Hoy explotan sin medida a los trabajadores, con unos beneficios descomunales, sin importarle destruir de paso el medio ambiente o violar derechos humanos.

Para la patronal, la ?seguridad jur?dica? no es otra cosa que facilidades para aumentar la tasa de beneficios. Mercado salvaje. Pero resulta que varios pa?ses de la regi?n, hundidos gracias al lib?rrimo mercado, eligieron ?ltimamente con su voto gobiernos para que pusieran punto final al deterioro social y econ?mico de las mayor?as. Independientemente de la valoraci?n que a cada cual merezca su gesti?n, tal es el significado profundo del voto por Correa, Lula, Kirchner, Ch?vez, Ortega o Evo Morales. ?Qu? pretende la patronal espa?ola? ?Que estos gobernantes desconozcan el mandato pol?tico de los electores? Por otro lado, ?de qu? se queja Telef?nica, por ejemplo? Acaba de declarar los mayores beneficios de su historia reciente, entre otros negocios gracias a su telefon?a m?vil?en Am?rica Latina. Si permanecen en Venezuela, Ecuador o cualquier otro pa?s y se sienten tan inseguros, ?por qu? no se largan a otra parte en lugar de aumentar all? sus inversiones? Cinismo sin fronteras. Vayan acostumbr?ndose a la siguiente reflexi?n del presidente Evo Morales: ?Queremos socios, no amos?.

La diplomacia espa?ola descart? en la cumbre de Santiago esta recomendaci?n de Evo Morales y la opini?n de los nuevos gobiernos latinoamericanos de centro izquierda y/o nacionalistas. Pero este fen?meno no pod?a dejar de tener presencia y expresarse en la cumbre. Zapatero opt? por el libre mercado, enfrent?ndose as? desde el principio a los gobiernos que lo rechazan. Tampoco mantuvo una posici?n equidistante entre las diferentes orientaciones presentes en Am?rica Latina. Con modos elegantes y el proyecto de cohesi?n social en la solapa de la chaqueta, Zapatero critic? el exceso de intervenci?n estatal en la econom?a y enmascar? al papel de los Estados Unidos en la regi?n al aconsejar que no debe culparse al exterior por los problemas de cada pa?s. Sin embargo, el intento de derrocar a Ch?vez por medio de un golpe de Estado fue apoyado por Washington y Madrid, factores externos. El bloqueo criminal contra Cuba, las invasiones y las dictaduras del siglo XX sostenidas por los gringos, el expolio de sus recursos naturales, la barrera a cualquier desarrollo digno de ese nombre gracias a las deudas externas y las privatizaciones constituyen elementos tan externos como determinantes en la vida de aquellos pa?ses.

Las cumbres iberoamericanas ten?an que estallar de una u otra manera. El a?o, pasado, ?ste o el pr?ximo. Pudiera pensarse que defender a las 8 empresas espa?olas que monopolizan el 80% de la inversi?n hispana en la regi?n constituye un gesto patri?tico, pero entonces estamos hablando de un patriotismo de inspiraci?n imperialista. Manifestar despu?s la esperanza, como ha hecho Moratinos, de que el incidente entre Juan CarlosI/Zapatero y Ch?vez/Ortega no repercuta negativamente en las relaciones entre Espa?a y Venezuela responde al mismo criterio: que los negocios salven el pellejo, mientras los medios de comunicaci?n espa?oles y los reaccionarios del PP arropan a la oposici?n golpista venezolana. Espa?a deber?a preocuparse menos por la patronal y ocuparse m?s por elaborar una pol?tica exterior con Am?rica Latina solidaria y respetuosa, m?s all? del aumento en los fondos de cooperaci?n. Que va siendo hora de romper radicalmente, tambi?n en este aspecto, con Jos? Mar?a Aznar y sus ricos amiguetes de aqu? y de all?.

Tags: Hugo Chávez, rey de españa, juan carlos I, multinacional, america latina

Publicado por ubara @ 10:22  | Exterior
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios