Mi?rcoles, 14 de noviembre de 2007
Tagoror Achinech

La sentencia del juzgado de lo contencioso administrativo n? 3 de Santa Cruz de Tenerife declara que Tagoror Achinech no esta legitimado para presentar recurso contra la licencia municipal de instalar las turbinas porque el Cabildo de Tenerife as? lo colicita, cuando este organismo es parte codemandada, ya que de forma indirecta se recurre la calificaci?n territorial, siendo la planificaci?n territorial una acci?n p?blica que no precisa acreditar inter?s personal y directo, hecho en el que se basa para indadmitir el recurso.

En la sentencia se determina que Tagoror Achinech no esta legitimado en el proceso por no haber intervenido en la tramitaci?n de dicha licencia ni haber formulado alegaciones durante el proceso de exposici?n p?blica, lo que no es cierto, pues se presentaron alegaciones y se hizo acto de comparecencia para solicitar copia de la licencia municipal y respuesta a las alegaciones formuladas, tal y como queda expuesto en el documento firmado ante los funcionarios del consistorio.

El auto judicial dice: ?La aplicaci?n de las anteriores consideraciones al caso de autos, y sin necesidad de analizar el resto de las causas de inadmisibilidad esgrimidas, determina la estimaci?n de la citada cusa de indmisibilidad del presente recurso, habida cuenta de que la Asociaci?n no ha acreditado ser titular en modo alguno de un inter?s leg?timo y actual que lo habilite para deducir la pretensi?n esgrimida (...)?

Tagoror Achinech afirma que el propio Ayuntamiento ha legitimado a la asociaci?n al dar respuesta a las alegaciones presentadas, en la que se cita que dicho acuerdo de la junta de gobierno municipal puede ser recurrido ante el contencioso administrativo y, siendo la parte demandada nunca ha cuestionado la legitimidad del colectivo, como tampoco la ha hecho la empresa el?ctrica, tambi?n codemandada en este proceso.

Ante la pretensi?n de ilegitimar a Tagoror Achinech, por no haber presentado copia de sus estatutos, el colectivo afirma que esto pudiese ser un defecto procesal, pudiendo haber sido requerido por el propio juzgado, tal y como se ha hecho desde otras instituciones judiciales en las que la asociaci?n tiene presentada demandas y otras en las que esta personada, no llegando a entender que en la demanda interpuesto por Uneclo ante el Tribunal Superior de Justicia de Canarias, les hacen ser parte personada en el proceso, sin cuestionar la legitimidad de la asociaci?n.

El colectivo social que lleva la lucha contra estas instalaciones afirma que el no hacer constar en el fallo judicial si la misma es recurrible y en que instancias, pudiendose calificar de dudosa legalidad, por lo que se proceder? a recurrir esta sentencia, si es perceptible, o presentar amparo ante el Tribunal Constitucional por vulnerar el derecho a la tutela judicial efectiva, tal y como se contempla en el art?culo 24 de la carta magna.





Tagoror Achinech afirma que estos fallos judiciales no son novedosos, ya en 1998, y despu?s de cinco a?os de periplos judiciales, el tribunal Europeo fall? en el ?pleito del CO2? que los ciudadanos y las ONGs no tienen derecho de legitimaci?n para recusar los impactos medioambientales de las decisiones de la Comisi?n Europea, a tenor de las denuncias de las organizaciones Greenpeace, Tea, C-4 y 12 personas a t?tulo personal, sobre las centrales t?rmicas de Granadilla y San Bartolom? de Tirajana. Decisiones que son consecuencia de la escasa cultura judicial que existe en materia medioambiental.

La asociaci?n demandante concluye que la sentencia de las turbinas vino a dar el premio gordo de navidad al Ayuntamiento de Gu?a de Isora sin que el consistorio hubiese comprado el d?cimo, por lo que s?lo es calificable como un dislate jur?dico y, que estas decisiones judiciales est?n haciendo que la justicia se aleje de la ciudadan?a.

Ch?o a 14 de noviembre de 2007
Publicado por ubara @ 22:48  | Islas
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios