Jueves, 15 de noviembre de 2007
Angel Guerra Cabrera
La Jornada


Imagen
Un grupo de estudiantes opositores dirigidos por partidos pol?ticos y el canal golpista Globovisi?n siembran violencia, odio y mentiras en diferentes puntos del pa?s


Un plan orquestado por Washington para derrocar a corto plazo al presidente Hugo Ch?vez est? en acci?n hace varias semanas. Concebido en los laboratorios de la CIA y con ramificaciones en Europa y Am?rica Latina, prev? la desestabilizaci?n interna de Venezuela mediante manifestaciones vand?licas de hijos de pap? y otros j?venes enajenados hasta arrastrar a las calles a sectores de clase media que rechazar?an el resultado del referendo del 2 de diciembre. La maquinaria medi?tica imperial amplificar?a paulatinamente, como ya lo esboza, la imagen de un pa?s alzado contra el presidente.

El choque de posiciones ideol?gicas irreconciliables, provocado por el jefe del gobierno de Espa?a en su pretensi?n de decir la ?ltima palabra en la Cumbre Iberoamericana y el hist?rico ??Por qu? no te callas?? de Su Majestad borb?nica, sacado de sus casillas por la convincente r?plica de Ch?vez, se inscriben en el dise?o subversivo que, aunque enfilado principalmente contra Venezuela, busca aplastar la insurgencia contempor?nea de sus antiguas colonias y los l?deres revolucionarios surgidos de ella. Ch?vez, Evo Morales, Rafael Correa, Daniel Ortega y Carlos Lage cuestionaron s?lidamente los livianos enfoques sobre las causas de la desigualdad en Am?rica Latina y la patra?a del libre comercio. Pero Rodr?guez Zapatero pretendi? cerrar la reuni?n haciendo zalamer?as a Aznar e insistiendo en las bondades del neoliberalismo, desentendido del notorio apoyo del primero al golpe de Estado en Venezuela, de la criminal regresi?n social ocasionada por el segundo en la regi?n y de los graves trastornos estructurales que la aquejan hist?ricamente debido al expolio sucesivo del colonialismo ib?rico y de los imperialismos brit?nico y estadunidense. Zapatero actu? como un empleado de las corporaciones espa?olas y del capitalismo global ante un Ch?vez portavoz de los pueblos latinoamericanos que le record? la conquista y genocidio de los pueblos originarios, la trata negrera, el saqueo y las agresivas injerencias for?neas en sus asuntos internos.

La nueva arremetida contra la Venezuela bolivariana es ?nicamente comparable por su envergadura con la que en su momento sufri? la revoluci?n bolchevique y la que resiste Cuba desde hace casi medio siglo. Intenta aprovechar los puntos d?biles del profundo proceso democr?tico en ese pa?s, pero est? sustentada, sobre todo, en el uso descarado de la mentira apoy?ndose en la matriz sat?nica de Ch?vez, estereotipada desde hace a?os por los medios de (des)informaci?n dominantes. Uno de sus ingredientes fundamentales es la violencia, como se ha visto en las recientes demostraciones contrarrevolucionarias en Caracas y otras ciudades, con la intenci?n de incrementarla progresivamente hasta conseguir que corra la sangre, mientras m?s mejor. Ofreciendo r?os de dinero y prometi?ndoles el oro y el moro una vez que triunfe el golpismo, los conspiradores aspiran a estimular nuevas traiciones entre funcionarios del gobierno y jefes militares corruptos o vacilantes.

Como todo proceso revolucionario que se radicaliza, el venezolano experimenta ya la deserci?n m?s o menos encubierta de los que s?lo quer?an cambios cosm?ticos, aterrorizados al ver venir, con la aprobaci?n de la reforma constitucional por los electores, una transferencia del poder a las comunidades en detrimento de la oligarqu?a, pero tambi?n del Estado burgu?s y, por consiguiente, de los privilegios enquistados en la burocracia gubernamental. ?ste es el punto que quita el sue?o a los imperialistas, pues unido a la organizaci?n desde abajo del partido de la revoluci?n convertir? en imbatible al pueblo bolivariano y sentar? en Am?rica Latina un ejemplo muy contagioso de democracia de veras.

El m?s grave peligro a conjurar en Venezuela, ha advertido la voz autorizada de Fidel Castro, es el magnicidio. Su alerta me ha hecho recordar cuando los combatientes y jefes de la Sierra Maestra le pidieron por escrito no continuar exponiendo su vida en la primera l?nea por el rudo golpe que su muerte pod?a significar en aquel momento para la revoluci?n cubana. De la misma manera, un l?der de la talla de Ch?vez es insustituible hoy para la revoluci?n, en Venezuela y en Am?rica Latina.

Vivimos una hora de definiciones. Lo que est? en juego en Venezuela es la alternativa entre democracia o fascismo en el futuro de nuestra Am?rica, aunque alg?n se?or?n de la pluma opte ante ella por la invectiva y la banalidad.


[email protected]

Tags: Venezuela, chávez, estudiantes, reforma, violencia, golpe de estado

Publicado por ubara @ 13:06  | Exterior
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios