S?bado, 15 de diciembre de 2007
Emilio Hern?ndez
Rebeli?n


No es tan f?cil intentar una clasificaci?n de los posibles factores que influyeron en el rechazo a la reforma constitucional. Muchos de estos factores han sido mencionados repetidamente en los medios, como los factores "determinantes" de la falta de movilizaci?n chavista. No parece que hubiera un factor determinante sino una buena cantidad de factores, que obraron en combinaci?n para producir finalmente el resultado electoral del 2-D.

Casi todos los an?lisis preliminares de los resultados se concentran en una pregunta b?sica ?qu? ocasion? la desmovilizaci?n chavista? Esta pregunta es v?lida a pesar de que hay algunas cosas que deben considerarse. En primer lugar, no podemos asegurar que todos los votos del "No" fueron los mismos votos de Rosales en el 2006, ya que hubo un n?mero probablemente significativo de votantes que respondieron a la consigna "Ch?vez S?, Reforma No", aparte de los tr?nsfugas de Podemos y quienes se dejaron convencer por voces como la de Baduel. Es decir, tambi?n hubo abstenci?n del lado opositor, sumado a un trasvase de votos desde el chavismo. Tampoco podemos asegurar que todos los que no salieron a votar, de los 7.300.000 que votaron por Ch?vez en el 2006 hubieran votado por el S?. Es probable que mucha gente no fuera a votar para no votar por el "No", haciendo un mal menor al chavismo, la opci?n que hab?an tomado hace un a?o.

La perspectiva m?s inquietante no es la que alude a la p?rdida de 3.000.000 de votos, sino la que considera que se produjo un deslave de 27 puntos de diferencia a favor de las fuerzas del chavismo a un 1,3 puntos de diferencia a favor de las fuerzas de oposici?n. Hay que admitir que un derrumbe de 28 puntos en un a?o tiene que obedecer a fuerzas nada despreciables. A pesar de esto, casi 3.000.000 de votos de diferencia con respecto a las elecciones de 2006 da para pensar que s? hubo una importante desmovilizaci?n chavista que se hubiera decidido por el "Si" de haber ido a votar. Algunos elementos que pudieron haber influido en la desmovilizaci?n, en diferentes medidas, se describen a continuaci?n:

Saturaci?n

Los venezolanos hemos vivido en un a?o un conjunto de cambios que han tenido un alto perfil medi?tico, al punto de que existe la sensaci?n de que ha pasado mucho m?s de un a?o desde que el Presidente Ch?vez asumi? su actual mandato. Cada uno de esos cambios acumula incertidumbre en cualquier persona que no tenga una formaci?n ideol?gica s?lida, una base conceptual que le permita digerir bien las razones envueltas en las decisiones tomadas. La incertidumbre causa inquietud en la poblaci?n, que en este tipo de situaciones es m?s susceptible a campa?as medi?ticas organizadas. Algunos de estos cambios de cierta magnitud fueron:

1. No renovaci?n de la concesi?n a RCTV, que la oposici?n aprovech? para sugerir que era un "cierre", un atentado contra la libertad de expresi?n y que habr?a una escalada de cierres de medios de comunicaci?n, creando esa inquietud en buena parte de la poblaci?n, incluso poblaci?n con preferencia chavista.

2. Nacionalizaci?n de compa??as El?ctricas y de Telecomunicaciones, como la Electricidad de Caracas y CANTV, que la oposici?n aprovech? para sembrar la idea de que era el comienzo de una escalada de nacionalizaciones, uno de los antecedentes de los temores con respecto a la propiedad privada.

3. Creaci?n del PSUV, que implicaba la disoluci?n de organizaciones creadas hace mucho tiempo, que estaban consolidadas y que han apoyado al chavismo. Esto trajo un determinado nivel de disconformidad entre muchos de los militantes de esos partidos, que recibieron una presi?n inesperada, adem?s de la amenaza de desaparecer como actores pol?ticos. Adicionalmente, la oposici?n aprovech? para sugerir que nos estamos dirigiendo hacia un sistema de partido ?nico, creando otra vez, sin fundamento s?lido, intranquilidad en los ciudadanos.

4. Ley Habilitante, que la oposici?n aprovech? para decir que el presidente estaba asumiendo roles que no le corresponden, en alusi?n a una centralizaci?n del poder, que despu?s se vio refrendada en el texto de la reforma.

5. La misma reforma constitucional propuesta por Chavez, que la oposici?n aprovech? para hacer cuestionamientos, con o sin base, en contra de la reelecci?n indefinida, la concentraci?n de poder, la amenaza a la propiedad privada y la suspensi?n de garant?as en los estados de excepci?n, entre otros.

6. El agregado de m?s reformas que las que propuso el mismo Ch?vez, por parte de la Asamblea Nacional, a?adi? la cr?tica de que hab?a demasiados cambios, que deber?amos tener tiempo para digerirlos, que al ser muchos cambios se deber?a hacer una Asamblea Constituyente y otras consideraciones.

7. Las constantes informaciones sobre golpe suave, planes desestabilizadores de la CIA, planes golpistas, etc., a?n en el supuesto de que tuvieran cierta base, obran a la larga en producir un cansancio en el ciudadano com?n y corriente, incluso en el votante chavista. No falt? quien votara por el "No" como una opci?n para tomarse un descanso de estas amenazas.

Todos estos cambios y planteamientos, entre otros, dif?ciles de digerir en corto tiempo por una poblaci?n que probablemente a?n no est? bien preparada para un cambio hacia el socialismo, hicieron que la reforma constitucional sea un bocado dif?cil de tragar. Incluso la masa de votantes chavistas lleg? a un nivel de saturaci?n, es decir, no fueron capaces de digerir todos esos cambios sin sentir un agotamiento notorio. No se hab?a terminado una discusi?n y ya estaba planteada una nueva. Pareciera que la poblaci?n est? saturada de propuestas de cambios, que siempre vienen acompa?adas de sus inevitables diatribas. Un pol?tico de profesi?n est? mucho m?s acostumbrado a la diatriba perenne que un ciudadano com?n y corriente.

Contexto econ?mico-social

En diciembre de 2006 hab?a una situaci?n econ?mica ideal para estimular la votaci?n a favor de Ch?vez. El crecimiento econ?mico ya se hac?a notar, y a?n contin?a, lo que ha hecho que hayan disminuido los ?ndices de pobreza en Venezuela. Sin embargo, se desarrollaron durante el 2007 una serie de situaciones que juegan en contra de la calidad de vida de los venezolanos. En buena medida se deben al enorme esfuerzo social que en su conjunto implican los cambios que se han llevado a cabo. Estos cambios hacen que gran parte del esfuerzo gerencial del gobierno se desv?e hacia las coyunturas derivadas de los cambios. Entre otros elementos de deterioro sufridos en el 2007 se pueden citar:

1. Repunte de la inflaci?n finalizando el a?o. En el mes de Noviembre se situ? en 4,4% s?lo para el mes, lo que proyectado en un a?o ser?a 52,8%, si no se controla. Este a?o parece que se va a ubicar bien por arriba del 20%. La principal raz?n de este aumento es el incremento del gasto p?blico, debido en buena medida a reivindicaciones salariales recientes, adem?s de que todav?a estamos sufriendo el coletazo del incremento del gasto p?blico previo a la campa?a del 2006. Una raz?n m?s coyuntural, que pudo haber causado un impacto inmediato en el aumento de precios en noviembre fue la puesta en vigor del Impuesto a las Transacciones Financieras, que hizo que muchos productores y comerciantes trasladaran esos costos al consumidor.

2. Deterioro de servicios sociales que hab?an alcanzado un determinado nivel (Barrio Adentro, Mercal). Quiz?s estos servicios est?n en la etapa que por lo general se nos hace m?s dif?cil: la etapa de consolidaci?n, es decir, de funcionamiento a velocidad crucero. No es una caracter?stica exclusiva del actual gobierno, siempre hemos sido v?ctimas de grandes inauguraciones y pobres seguimientos de casi cualquier tipo de proyecto o servicio. Debemos hacer un esfuerzo mayor en consolidar los cambios para que no se reviertan o deterioren.

3. Escasez de productos en las semanas previas a la votaci?n, como la leche, el az?car y el papel higi?nico. No es una escasez generalizada de alimentos, ya que en supermercados y otros comercios siempre se ve una gran cantidad de productos. M?s bien est? focalizada en productos espec?ficos, que pueden generar descontento en la poblaci?n. Una de las principales razones de esta incapacidad de surtir el mercado es la ineficiencia de Cadivi, que se ha agravado en los ?ltimos 6 meses. Hay otros factores, como el aumento de la demanda en funci?n de que la poblaci?n ha aumentado su poder adquisitivo. Otro elemento, que puede deducirse de varias denuncias, es un fen?meno de acaparamiento, asociado tambi?n a la baja capacidad del estado para responder a estas situaciones. Aparentemente hay dos razones principales del acaparamiento, la primera es que estamos en un escenario inflacionario que produce la retenci?n de productos para venderlos posteriormente m?s caros y en segundo lugar existe el acaparamiento intencional, para producir un descontento pre-electoral que desfavorezca la opci?n del "Si". Otros factores vinculados con la escasez, en particular la de leche y az?car, cuyos precios est?n regulados, est?n relacionados con el hecho de que los productores prefieren vender estos alimentos a la industria para producci?n de derivados, como quesos, refrescos, etc., por compromisos adquiridos y porque el margen de ganancia es mayor.

4. Alto nivel de inseguridad personal. Incluso se puede hablar de un repunte de robos y atracos, debido quiz?s a que la gente en general lleva m?s dinero consigo. Proyectos importantes como el que surgi? de la Conarepol no fueron atendidos suficientemente, por razones m?s de la peque?a y mezquina pol?tica que por razones t?cnicas. El incremento de la inseguridad personal normalmente se traduce en que el voto castigo (en este caso "abstenci?n castigo", aparentemente) juegue un rol muy importante en las elecciones.

5. Deterioro de servicios p?blicos de atenci?n al ciudadano, manifiestada en muchos aspectos, como por ejemplo la dificultad casi permanente de acceder a las p?ginas web de los servicios en l?nea, la irregularidad, mala informaci?n y frecuentes cambios a ?ltima hora en diversos operativos, como los de cedulaci?n o megamercales, hace que se perciba un deterioro generalizado de la gesti?n p?blica. En algunos lugares se observ? un deterioro de las condiciones del entorno urbano justo en las ?ltimas semanas antes de la votaci?n, por ejemplo, el tema de la irregularidad en la recolecci?n de la basura, principalmente en Caracas, lo que ha levantado sospechas en relaci?n con los prestadores del servicio o con los contratantes del servicio. La explicaci?n tambi?n puede estar relacionada con el hecho de que el estado hace enormes esfuerzos para implementar cambios continuamente, descuidando los cambios previamente realizados.

6. Deterioro aparente de la respuesta gubernamental, en asuntos espec?ficos como atenci?n de emergencias, pagos puntuales de pensiones y becas, pagos puntuales de contratos con terceros, etc. Durante los ?ltimos meses, curiosamente, se vieron en los medios muchas denuncias en estos aspectos. Tambi?n en estos casos opera con frecuencia el voto castigo.

7. Percepci?n de que hay altos niveles de corrupci?n, apuntalada en denuncias que han aparecido en los medios de comunicaci?n y en discursos que circulan m?s de boca en boca, como que tal funcionario se mud? a una casa excesivamente cara o que ahora tienen veh?culos de lujo. El descontento por los niveles de corrupci?n suele tener como caja de resonancia la realidad cotidiana de carencia de recursos y de respuesta gubernamental a tiempo de los problemas que tiene la sociedad, sean estructurales o por emergencias.

Objeciones internas a la Reforma

El chavismo es una masa ideol?gicamente heterog?nea, que el PSUV no ha logrado, ni parece que lograr? unificar. De hecho, algunos seguidores del chavismo piensan que es indeseable que se unifique. Muchas personas que apoyan el proceso de cambios tienen alguna objeci?n a la reforma, a?n cuando votaron Si-Si. Algunas de las principales objeciones que provinieron de diferentes sectores del chavismo fueron las siguientes:

1. El art?culo 337, que incluye la suspensi?n de m?s derechos constitucionales durante los estados de excepci?n que los que estaban planteados en la constituci?n del 99. Hay sectores del chavismo que consideran un logro de la constituci?n vigente que no haya suspensi?n de ciertas garant?as b?sicas durante los estados de excepci?n.

2. La reelecci?n indefinida del Presidente no es vista negativamente por el chavismo en general, en principio. Sin embargo, el hecho de que hubiera reelecci?n indefinida para el Presidente pero no hubiera reelecci?n en otras instancias, ocasion? un descontento entre algunos gobernadores y alcaldes, produciendo un rechazo pasivo a la reforma. El rechazo no se manifest? expl?citamente, sino en una actitud de muy baja colaboraci?n durante la campa?a y durante el d?a de la votaci?n, en la que no pudo activarse la ayuda a la "maquinaria" a nivel estatal ni municipal. Incluso muchos alcaldes y gobernadores del chavismo llamaron a votar "cada uno de acuerdo a su conciencia", lo que en este contexto es un rechazo velado a la opci?n del "Si".

3. Concentraci?n del poder, en particular la referida a la nueva geometr?a del poder. En particular los sectores chavistas m?s liberales (digamos que m?s bien socialdem?cratas o anarquistas) ten?an fuertes objeciones a la forma como se expresaba en el texto el otorgamiento de potestades al Poder Nacional para decretar nuevas unidades territoriales, paralelas a las que ya tienen el Poder Estadal y Municipal. Otra forma de ver este aspecto de la reforma es que no hab?a concentraci?n de poder en la magnitud con que se criticaba, porque el Poder Ejecutivo central conserva pr?cticamente las mismas atribuciones, es decir, el mismo poder como conjunto, s?lo que repartido entre un mayor n?mero de funcionarios, incluyendo "vicepresidentes". Pero en general hab?a una impresi?n muy negativa de este aspecto de la reforma.

4. Hab?a la impresi?n en ciertos sectores del chavismo de que los Consejos Comunales, siendo una buena idea en principio, no deb?an decretarse desde el poder, porque pod?an competir en condiciones desiguales con las organizaciones populares ya existentes, organizadas desde la base. Ese punto no estaba suficientemente claro en la reforma propuesta. Muchas comunidades ya organizadas ven a los Consejos Comunales como una iniciativa nueva, ajena a lo que han estado levantando con sus propias manos desde hace muchos a?os.

5. Verticalidad y urgencia de la propuesta. El hecho de que la propuesta fuera formulada desde la presidencia ameritaba una discusi?n m?s general, para que la comunidad chavista tuviera m?s tiempo de asumirla tambi?n como suya. Los tiempos fueron demasiado cortos, muchos chavistas ten?an y a?n tienen concepciones erradas sobre la reforma.

En este escenario floreci? la tendencia "Ch?vez S?, Reforma No", que algunos sectores del chavismo llegaron a catalogar de antirrevolucionaria, pero que esa denominaci?n no hizo que desapareciera. Fue un fen?meno real e influyente.

Campa?a electoral

La gran masa de votantes chavistas conoci? la reforma de un modo mediatizado, a?n en los casos en que tuvo el texto en sus manos. El texto es largo, los art?culos modificados en ocasiones pasan de unas pocas l?neas a una o m?s p?ginas. El an?lisis de cada una de las implicaciones de la reforma con frecuencia hab?a que hacerlo leyendo y relacionando varios art?culos a la vez, ubicados en cap?tulos distantes entre s?. La reforma original propuesta por el presidente Ch?vez era relativamente sencilla de entender para formarse r?pidamente una idea a favor o en contra, pero la Asamblea Nacional hizo de la reforma un texto mucho m?s complejo, adem?s de que agreg? elementos para los que hab?a muy poco tiempo de discusi?n.

La estrategia opositora siempre estuvo dirigida a evitar la desmovilizaci?n de sus votantes, con campa?as dirigidas a infundir miedo en la poblaci?n, campa?as relacionadas con la amenaza a la propiedad privada, a la p?rdida de patria potestad de los padres, a la imposibilidad de votar en el futuro, amenaza a la libertad de cultos, entre otras cosas que claramente no formaban parte del texto de la reforma.

1. La Iglesia Cat?lica intervino en la campa?a a favor de la propuesta del "No", asegurando que la propuesta era moralmente inaceptable, lo que en lenguaje cat?lico plano es lo mismo que decir que es pecado aprobar la reforma.

2. El Consejo Evang?lico de Venezuela tambi?n intervino, de un modos menos conspicuo medi?ticamente, difundiendo una declaraci?n en la que se ponen del lado de quienes argumentan que la reforma ha debido hacerse a trav?s de una Asamblea Constituyente, en funci?n de la entidad de los cambios propuestos.

3. La inclusi?n de un movimiento estudiantil opositor pudo haber tenido un determinado impacto en el voto joven, adem?s de que ya no eran necesarias las caras de "los mismos" dirigentes opositores de siempre. Esa movida de la oposici?n tuvo un efecto nada despreciable en comparaci?n con la m?nima diferencia de votos.

4. La campa?a de la oposici?n fue muy dura y directa, apelando a los temores at?vicos por las opciones de izquierda: el peligro que supuestamente corre la propiedad privada, la supuesta posibilidad de no poder votar m?s nunca, p?rdida de libertades individuales, etc. Se esforzaron en desligar la propuesta del "No" de la imagen de Ch?vez, para que se viera como una propuesta mala en s? misma, no porque la propusiera Ch?vez.

5. La organizaci?n patronal Fedec?maras por supuesto intervino en contra de la reforma. Su influencia es m?s bien indirecta, a trav?s de los aportes financieros, directos o indirectos, a la campa?a electoral, debido a que hoy en d?a esta organizaci?n no tiene casi ninguna influencia en las decisiones electorales de la poblaci?n, y mucho menos de los simpatizantes chavistas.

6. Los medios de oposici?n le dieron mucha relevancia a quienes dejaron de ser parte de las filas chavistas, como el partido Podemos y el General Baduel. Estos actores pol?ticos siempre hicieron referencia a una supuesta desviaci?n de los objetivos originales de la revoluci?n, resaltando que no se sabe bien en qu? direcci?n van los cambios. Se prestaron para simbolizar la disidencia chavista y se mostraron conspicuamente en los medios de comunicaci?n de la derecha.

7. Las acciones publicitarias directas de muchos sectores de la oposici?n tambi?n fueron en buena medida enga?osas. Se han reportado algunas acciones como por ejemplo la repartici?n de volantes por parte de grupos identificados como chavistas (vestidos con franelas rojas) en los que hab?a comunicados falsos relativos a la reforma. En esos comunicados hab?a informaciones relacionadas con la expropiaci?n de todo tipo de propiedades, incluyendo comercios y taxis. Tambi?n ha habido denuncias de versiones falsas del texto mismo de la reforma.

Por su parte, la estrategia medi?tica por el S?, siempre estuvo a la defensiva, dando respuestas a las difamaciones de la oposici?n. Tuvo las siguientes caracter?sticas.

1. Contraataque y desmentido de falsedades. La iniciativa siempre estuvo del lado de la oposici?n, que hizo una campa?a focalizada en infundir miedo a la poblaci?n poco preparada pol?ticamente, con los manidos discursos en contra de la izquierda, como que perder?an sus propiedades, el derecho al voto, entre otros.

2. Incremento de la polarizaci?n, en el sector del chavismo hubo una hipersensibilidad e incremento de expresiones de repudio a quienes se manifestaran opuestos a la reforma o a alg?n elemento de la reforma. El chavismo en general sinti? m?s que otras veces la presi?n de los l?deres para tomar una posici?n clara, quiz?s producto de lo re?ido de la disputa electoral. El mismo presidente Ch?vez hizo un intento una vez m?s de acudir a estrategias de polarizaci?n, basadas en la amenaza imperialista y en tratar de apuntalar la conciencia de clases. Esta estrategia le ha dado muchos resultados al chavismo en el pasado, sin embargo, en un escenario de descontento de los votantes chavistas por razones ajenas a las electorales, s?lo tiene el efecto de fortalecer a la oposici?n.

3. Confianza en el triunfo del "Si". A pesar de que hubo continuos llamados a votar por parte del bloque del "Si", estos llamados aparentemente estaban dirigidos a incrementar la (supuesta) diferencia a favor del "Si". El principal indicio de que hab?a confianza en el triunfo del "Si" es el hecho de que Ch?vez sali? en una gira internacional de una semana pr?cticamente en las postrimer?as de la campa?a electoral. De haber tenido dudas de la victoria, probablemente se hubiese quedado para dirigir personalmente lo que quedaba de campa?a. Se presume que de haber supuesto que hab?a la posibilidad de perder, el esfuerzo final de campa?a se hubiera redoblado.

4. Ch?vez intent? en la ?ltima fase de la campa?a asociar la reforma con su imagen: "el que vota por el "S?" est? votando por m?, el que vota por el "No" est? votando contra m?". Quiz?s este elemento jug? un papel de evitar un deslave de votos mayor que el observado.

Elecciones propiamente dichas

Hay elementos relacionados con la estrategia electoral que tuvieron resultados nada despreciables.

1. Sabemos que a los procesos de votaci?n que no son presidenciales acuden siempre un porcentaje notoriamente inferior de los votantes, pero se supone que la desmovilizaci?n corresponde a todas las partes. En este caso se vio una desmovilizaci?n aparentemente mayor en las filas del chavismo, mientras que la oposici?n mantuvo a su gente motivada para ir a votar. La "maquinaria" chavista aparentemente s?lo influy? en horas de la ma?ana.

2. La misma estrategia el d?a de la votaci?n tambi?n tuvo un efecto importante, dada la m?nima diferencia en los votos. Aparentemente la oposici?n sali? a votar por la tarde, probablemente como parte de una estrategia preconcebida. Esto ocurri? despu?s de tener resultados de "exit polls" por la ma?ana, que daban un margen de unos 6 puntos a la opci?n del Si. Cuando el bloque del "Si" reaccion? ante el cambio de tendencia hacia el "No", ya era tarde para reactivar la "maquinaria", es decir, para recorrer las zonas populosas a buscar votantes de ?ltima hora.

El d?a de las votaciones hubo confianza durante todo el d?a por parte del bloque del "Si" en la victoria electoral, tendencia que se revirti? ya entrada la noche.

Algunas conclusiones

Como recomendaciones para recuperar la confianza de los votantes del chavismo, podr?amos hablar de las siguientes recomendaciones:

1. Hacer un estudio o varios estudios bien serios, basados en instrumentos cient?ficos, como por ejemplo en encuestas, sobre las causas del descontento chavista. No saber las verdaderas causas, m?s all? de una enumeraci?n como la expresada en este texto, es estar imposibilitado para aplicar soluciones. Sin embargo, no est? de m?s ejecutar otras acciones, que en cualquier caso contribuir?n, si no a sumar votos, al menos a aumentar el nivel de vida y el nivel de conciencia de los venezolanos, as? como el nivel democr?tico de la naci?n.

2. Nunca descuidar la gesti?n gubernamental. Mejorar la gesti?n, la atenci?n al ciudadano, los pagos puntuales de deudas. Estos elementos forman el contexto general de cualquier acto de votaci?n. El voto castigo es real y en ocasiones es incluso necesario.

3. Preparar el terreno en t?rminos de abastecimiento de alimentos. Es cierto que debe haber un abastecimiento continuo, pero ante la posibilidad de que haya planes orquestados de producir desabastecimiento antes de un acto de votaci?n, las votaciones deben ir blindadas en este sentido.

4. PSUV: hasta ahora ha tenido un efecto electoral negativo. El efecto positivo que se busca con la creaci?n de un partido como el PSUV s?lo se ver? a largo plazo, en su primer a?o de creaci?n era natural que hubiera incertidumbre y dudas sobre el mismo. Cuando comience a demostrarse que es un partido diferente a los tradicionales, cuando ya no sea s?lo un tribunal disciplinario y sus l?deres sean elegidos desde la base, comenzar? a tener un efecto electoral positivo.

5. Definir el socialismo que plantea la reforma con m?s precisi?n y de manera que pueda llegar a universo electoral chavista y no chavista. Terminar con la incertidumbres relativa a ciertos conceptos que son parte del debate hacia el socialismo, por ejemplo, la propiedad privada. La Asamblea Nacional reescribi? un art?culo que luc?a ambiguo en primera instancia. Una definici?n m?s precisa del sistema econ?mico-social que se desea para los pr?ximos a?os es urgente, una fase que no puede ir a un socialismo muy radical considerando las conformaci?n ideol?gica actual de la poblaci?n venezolana. Todos sabemos que si apretamos mucho una tuerca, corremos el riesgo de aislar la rosca y, en consecuencia, la tuerca pierde la capacidad de apretar. No debemos pensar en estos momentos en una siguiente fase hacia el socialismo, fase que no podremos definir ahora, sino que depender? de c?mo evolucionan las condiciones para seguir avanzando.

6. Hacer campa?as permanentes de informaci?n en contra de la satanizaci?n del socialismo, y no s?lo en per?odos de elecciones. Las campa?as en per?odos de elecciones deben ser de impacto inmediato, no son campa?as concientizadoras.

7. Definir los cambios, especialmente los constitucionales, con una base mayor del chavismo, no de una forma vertical. Una inclusi?n en la negociaci?n de gobernadores y alcaldes chavistas hubiera probablemente conducido a la definici?n de la reelecci?n indefinida universal, pero hubiera tenido el apoyo para aprobar la propuesta.

8. Es urgente iniciar una cruzada contra la corrupci?n. No es solamente un tema de hacer m?s denuncias, es un tema de incrementar la transparencia, de que las cuentas de todo el aparato del estado sean p?blicas, accesibles libremente para poder hacer contralor?a social o colectiva. Es un tema relacionado con garantizar condiciones y tiempos de cumplimiento en todos los tr?mites con el estado, para que no haya espacio a la solicitud de comisiones. Desde los sencillos tr?mites relacionados con obtener un pasaporte hasta los que involucran cantidades enormes de dinero, como obtener d?lares para importaciones.

9. Es tambi?n de suma urgencia abordar el tema de la inseguridad personal, que afecta a?n m?s a las clases m?s necesitadas de nuestra sociedad. El voto castigo tienen fuerza con cualquier descontento relacionado con la gesti?n gubernamental, pero cobra una enorme fuerza cuando alguien es afectado por alguna acci?n que atente en contra de la seguridad personal, de la famila o de los bienes.

10. Hacer replanteamientos internos, dar m?s espacio a la autocr?tica. Los adversarios electorales son los otros, no quienes militan con la idea del proceso de cambios.
Publicado por ubara @ 11:33  | Exterior
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios