Mi?rcoles, 26 de marzo de 2008

Lo dijo el alcalde Zerolo durante un descanso entre duelos dialécticos: "Éste es un pleno raro, en el que todo se debate, pero luego se aprueba por unanimidad y con abstención de don Toni (Antonio Bello)". Fueron cinco horas de sesión densa e intensa, con agrio debate por momentos, pero en el que, de forma curiosa, prácticamente todo se aprobó por consenso. La contienda dialéctica se centró, paradójicamente, en lo que parecía de trámite y lo que se presumía "atravesado" pasó su mayor parte de puntillas. Cosas de la Casa de los Dragos.

Dos temas de enjundia en el ocaso del pleno: el renacido "caso García Cabrera" y el despido del anterior gerente de la Sociedad de Desarrollo que originó la petición por parte de la oposición de un pleno monográfico respecto a la empresa semipública. Ángel Llanos llegó a tiempo, en el minuto 44 de la sesión, para contestar únicamente por escrito.

Obligado es, pues, comenzar por el final, porque en medio la sesión fue un poco "loca", con un ritmo frenético que marcó Ignacio González, edil del CCN, casi desde el inicio, con entradas y salidas de concejales y alusiones constantes, casi todas disparatadas, a lo que reflejan o no los medios de comunicación, que algunos pretenden convertir en actores cuando son en muchos casos el único público (ayer, un peninsular peculiar, lleno de "sentimiento y habla canarios", amenizó algo el soso espectáculo).

El García Cabrera.- La primera de las dos últimas preguntas aludió al "caso García Cabrera" con la justificación de los seis millones de euros invertidos en la reforma, ante la que Guillermo Guigou afirmó que "se reservan el derecho a ejercer otras acciones", tras hablar de la primera Comisión de Investigación de la democracia y a que esos pagos, que explicó la edil Esther Sarrautte, también fueron reparados por el interventor y levantados por decreto del alcalde. Este último hizo un recorrido por los problemas de los edificios municipales, aunque más bien correspondía a la moción sobre un plan de sedes, que se debatió antes y que, como todas en este pleno "raro", fue aprobada por unanimidad (salvo Antonio Bello). O sea, todos de acuerdo, pero menos.

Ángel Isidro Guimerá desglosó la respuesta escrita de Ángel Llanos sobre el finiquito del ex gerente de la Sociedad de Desarrollo Ángel Chinea. Guimerá afirmó que era dinero público y que por eso daba cuenta de los 80.000 euros que se le había dado como indemnización dejando entrever que su contrato era "blindado", con 28 meses brutos a pagar, algo prohibido en la administración pública. Llanos asegura que la negociación dejó los 131.000 euros que le correspondían a Chinea por esa cláusula en 75.000, más 5.000 por otros conceptos, un 43% menos, y que el próximo concejal de Economía y Hacienda no tendrá su problema porque las condiciones de contrato del actual gerente no recogen cláusulas así. Aclaró que el despido lo aprobó el Consejo Rector por unanimidad. Llanos recordó al PSC que no había aclarado desde qué fecha quiere los datos de altas, bajas y parentesco sobre la Sociedad de Desarrollo. Ramiro Cuende (la única vez que habló, al igual que sólo lo hizo una Gloria Rivero, sobre la violencia de género) contestó que el pasado día 18 presentaron un escrito en este sentido. La oposición coincidió en pedir un pleno monográfico sobre la situación en la Sociedad de Desarrollo.

Lo demás.- Sobre la mesa quedó tras el pleno municipal de ayer el alquiler de la sede para la asociación de jubilados de la Policía Local porque en principio debe salir antes a concurso. Asimismo se aprobó, por unanimidad, claro, trabajar por mejorar la calidad de vida de los mayores con vistas a tener un centro de día por distrito; la puesta en funcionamiento de un libro de decretos y el foliado de expedientes, así como proponer en el futuro la gratuidad o al menos la rebaja de tasas para acceder al Parque Marítimo de los residentes en el municipio capitalino.

EL DIA


Publicado por ubara @ 20:41  | Islas
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios