Viernes, 02 de mayo de 2008

El gobierno de Bolivia acaba de abortar un golpe militar que amenazaba la democracia de ese país asechada, bajos los auspicios del gobierno de EE.UU., por movimientos separatistas y líseres políticos opuestos a los cambios implementados por el Presidente Evo Morales.

El pasado lunes, 28 de abril, el Comandante General del Ejército boliviano, General Freddy Mackay Peralta, se desempeño en actividades profesionales, realizando una reunión en Santa Cruz de la Sierra con los comandantes de unidades militares de toda Bolivia. El martes, 29 de abril, a las 07:00 hrs de la mañana, el alto oficial se transformó en ente espiritual: convocó a misa en el Club de Oficiales del Ejército, en La Paz. 

Más de cien personas ligadas al mundo de la política y los negocios acudieron al solemne encuentro clerical. Entre ellos, Oscar Ortiz, Senador por Santa Cruz, Presidente del Senado, “canciller” de la oligarquía separatista y militante de PODEMOS; partido que dirige el expresidente Jorge Tuto Quiroga que impulsa los referenda separatistas de las cuatro provincias (Departamentos) periféricas de Bolivia, que se encuentran en proceso de sedición oligárquica contra el gobierno de Evo Morales, por encargo de Washington, Aznar y por intereses propios.

La justificación del golpe y las razones verdaderas

Ambos actos no fueron más que preludios para instrumentar un golpe militar, encabezado por el General   ---ya en franca insubordinación contra el Comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas, General (av) Luis Trigo--- y un grupo de coroneles en reserva. La fecha programada para el golpe era el primero de mayo y la apología para justificador el derrocamiento del Presidente sería la necesidad "de impedir los referenda de la Media Luna, porque el Presidente no tiene bolas para impedirlos". Evo “no hace nada por impedir la división del país".

Las verdaderas razones de la asonada se encuentran en la imposibilidad constitucional, política y diplomática para viabilizar los Estatutos Autonómicos y por supuesto para sacar a Evo del poder y regresar al proyecto de país de las oligarquías. Ante anuncios importantes de Evo, programados para el Primero de Mayo, que profundizarían el proceso de cambios y la recuperación de los recursos para el Estado Boliviano, el general --quien es ficha de Washington, aliado de la Media Luna y vinculado a las logias cruceñas-- y sus patrocinadores, habían decidido acabar con “el indio campesino” en el Palacio Quemado.

Evo enfrenta al conspirador

Ante el inminente peligro, El Presidente Morales decidió confrontar el conspirador. El miércoles, 30 de abril,  convocó a los Altos Mandos militares en La Paz para una reunión de emergencia y les expuso los planes de los golpistas. Todos los oficiales presentes, incluyendo el Comandante del Ejército, negaron que estuvieran involucrados en el planeado coup d´etat y le juraron fidelidad al Presidente. Quedó conjurada la asonada, por ahora. 

Sin embargo, el conflicto con la quinta columna oligárquica-imperial sigue. Serán los resultados del cuatro de mayo que determinen el rumbo del país y el futuro del gobierno popular de Evo Morales.


Publicado por ubara @ 11:04  | Exterior
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios