Martes, 20 de mayo de 2008

La asamblea comarcal del sur de Izquierda Unida denuncia públicamente que el ejecutivo de Paulino Rivero esté allanando el camino para que se implanten indiscriminadamente grandes superficies en Canarias, muy especialmente en el sur de Tenerife y de Gran Canaria.

 

La formación de izquierdas asegura, mediante un comunicado, que amparándose en la entrada de la directiva Bolkestein y, utilizando la excusa de los altos precios de la cesta de la compra, se pretende dar cabida a grandes establecimientos de multinacionales de la distribución, mayoritariamente en las zonas turísticas.

 

Izquierda Unida critica esta actitud del Gobierno de Canarias, por no poner medidas que faciliten el descenso del coste de la cesta de la compra y, ahora lo quiera solucionar concentrando toda la riqueza en un oligopolio que destruye puestos de trabajo, limita una equitativa distribución de la riqueza, y conduzca a la precariedad laboral a los pocos trabajadores que son contratados por estas señas comerciales, además de destruir estructuras de economía familiar muy arraigadas entre la pequeña y mediana empresa.

 

Desde la organización de izquierdas ven con preocupación que se implanten grandes superficies en el territorio, no sólo por el incremento del paro que provoca, sino también por la concentración excesiva de riqueza en pocas manos, el gasto de dinero público en infraestructuras y accesos a estos establecimientos, el incremento del uso del vehículo privado para hacer la compra, la ruina económica de muchas familias que tiene actualmente comercios y la precariedad laboral ya denunciada.

 

La organización política afirma que otro efecto que estas multinacionales ocasionan, como consecuencia del desprecio que hacen a los productores locales, es el conducir al abandono del sector productivo, principalmente el agrario, que ya está bastante debilitado.

 

Se insta al gobierno autonómico y estatal a que, con el fin de evitar el aumento de los precios de la cesta de la compra se aplique, entre otras acciones, el incremento de los controles a los operadores que se beneficien del REA (Régimen Especial de Abastecimiento) y, a los mecanismos de subvención diseñados para reducir el impacto que tiene la aplicación de los diferentes regímenes arancelarios en la importación de alimentos de primera necesidad.

 

 

 

La asamblea comarcal del sur de Izquierda Unida, reprocha al Gobierno de Canarias, que se estén subvencionando los productos hipercalóricos de importación, dejando en total abandono la producción local, concretamente la agricultura, desprotegiendo los productos naturales que son los que harían una sociedad más saludable.

 

El comunicado concluye haciendo un llamamiento a la sociedad para que se manifieste en contra de la implantación de este sistema de distribución comercial que, a juicio de izquierda unida, nos empobrece y, nos condiciona negativamente nuestra forma de vida.


Publicado por ubara @ 19:29  | Canarias
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios