Lunes, 02 de junio de 2008

La Asamblea comarcal del sur de Izquierda Unida sale al paso de las acciones emprendidas por el Ayuntamiento Isorano, que ha denunciado ante la Guardia Civil a los vecinos que se han organizado para presentar quejas y alegaciones a la normativa reguladora de cementerios.

 

Izquierda Unida afirma que el derecho a discrepar y organizarse de la ciudadanía no debe ser obstáculo para un gobierno demócrata, que esta compuesto por un partido político presuntamente progresista, como ocurren en Guía de Isora, que ante la teoría de “la alarma social”, el concejal de seguridad ciudadana, Secundino Yanez, les envía la Guardia Civil a los vecinos discrepantes que no comulgan con lo impuesto por el grupo de gobierno municipal.

 

La organización de izquierdas califica de actitud caciquil los hechos del ayuntamiento de Guía de Isora y, muy especialmente de Secundino Yanez, al impedir que los vecinos presenten las alegaciones que consideren oportunas en un proceso administrativo que se encuentra en periodo de exposición pública, cuando lo demócrata es facilitar estas tareas a la población.

 

Izquierda Unida dice que esta es la forma de entender la política que tiene el concejal de seguridad ciudadana, pues ya los detractores de las turbinas sufrieron las iras de este personaje de novela negra, que se tenía por enterrado después del franquismo, y continúa contado con el consentimiento del alcalde, pues en un lugar donde hubiese llegado la democracia ya habría sido destituido.

 

Tal campaña, denunciada por el Ayuntamiento, busca recabar firmas contra uno de los puntos de la Ordenanza municipal que pretende establecer una compensación de 300 euros para los titulares de los nichos individuales que, a partir de los 7 años de su uso, decidan enviar los restos de sus seres queridos a un nicho común. Desde IUC se advierte que resulta inadmisible que desde una institución pública se fomente la mercantilización de restos humanos.

 

Ante la legítima discrepancia ante unas ordenanzas que algunos vecinos consideran vulnerables de sus derechos, IUC estima que el Ayuntamiento debe atenerse a considerarlas en el plano administrativo como alegaciones que son y a adoptar una actitud conciliadora, evitando el enfrentamiento gratuito, máxime cuando se encuentran en fase de exposición pública. No se puede gobernar una corporación municipal a golpe de denuncia ante la discrepancia y el disentimiento de los gobernados.

 


Publicado por ubara @ 21:46  | Islas
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios