Mi?rcoles, 11 de junio de 2008

El Tribunal Superior de Justicia de Canarias, ha desestimado la demanda presentada por Unelco para que le permitiese continuar con la actividad de las turbinas con los altos niveles de emanación, que fueron la causa de su paralización.

En un comunicado de prensa el colectivo Tagoror Achinech, informa que ha recibido la sentencia número 244 de la Sala de lo contencioso administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Canarias, en la que se resuelve desestimar el recurso interpuesto por Unelco, que solicitaba se declarase la nulidad de los condicionantes, que condicionaron la paralización de las turbinas, por entender que no eran conforme a derecho.

En la demanda de Uneclo se limitaba a afirmar “que los condicionantes que se imponen carecen de motivación y que el acto impugnado incurre en causa de nulidad por exigir condiciones de imposible cumplimiento”. En esta demanda se personó Tagoror Achinech, como parte codemandada, oponiéndose a las pretensiones de Unelco y solicitando la desestimación del recurso.

La sentencia hace constar el carácter de temporalidad, que ha permitido la vulneración de las distancias mínimas de seguridad de estas instalaciones: “Ha existido, en relación a la concreta localización de la instalación y su cercanía a núcleos de población agrupada, el informe favorable de las autoridades competentes en materia medio ambiental, incluido el Ayuntamiento de Guía de Isora. Justificación del emplazamiento elegido, y adopción de medidas correctoras en atención, precisamente, a su ubicación cercana a núcleos de Chío, Chiguergue y Guía de Isora, por lo que la excepción a la regla general de la distancia mínima puede ser considerada en el caso examinado, especialmente en la consideración a que se trata de un emplazamiento provisional con el que se satisface un interés general evidente, adoptando las medidas correctoras necesarias para minimizar el efecto peligroso al vecindario más próximo.”

El colectivo social que ha llevado la lucha contra estas instalaciones afirma que las administraciones públicas y Unelco se han amparado en la temporalidad de las instalaciones para que no prosperasen las demandas que se interpusieron contra las licencias otorgadas, tal y como reflejan los autos del T.S.J.C., circunstancia que ha hecho que se desestime la demanda de Uneclo.

Tagoror Achinech, concluye exigiendo el desmantelamiento de estas instalaciones, porque se ha prolongado la provisionalidad, para la que fueron solicitadas las licencias y que después de un año, desde su desconexión, ha quedado demostrado que no son necesarias.

Copia de la sentencia


Publicado por ubara @ 11:03  | Islas
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios