Viernes, 13 de junio de 2008

Todas las estimaciones y el avance de los resultados del referéndum en Irlanda sobre el Tratado de Lisboa, cuyo recuento de votos comenzó esta mañana, apuntan a un triunfo claro del "no", lo que abre una nueva etapa de incertidumbre sobre el futuro de la UE.

A falta de los resultados oficiales que se darán a conocer esta tarde, el ministro de Justicia, Dermot Ahernm, ha reconocido que los electores han rechazado el tratado. "Parece que saldrá el 'no'", ha dicho en televisión. "Al final, por varias razones, la gente ha hablado", añadió.  "Tenemos que esperar la confirmación del resultado, pero parece que será una mayoría de votos para el no", declaró Ahern a la cadena pública RTE desde Dundalk, donde los primeros resultados un 58% de votos negativos. "Creo que la tendencia [en Dundalk] es irreverible", agregó.

"Por múltiples razones, la gente ha hablado" y se ha pronunciado contra el tratado, afirmó el ministro, que se dijo "decepcionado" con los resultados.

El ministro irlandés para Asuntos Europeos, Dick Roche, afirmó también que los resultados del referéndum en Irlanda para ratificar el Tratado de Lisboa "no parecen buenos" para el "sí". "Por lo que oigo (los primeros resultados) no parecen buenos. El sí y el no van casi a la par. Pero mantengo los dedos cruzados", dijo a AFP el ministro irlandés para Europa.

Los partidarios del 'no' se mostraban eufóricos. "Es un gran día para la democracia", dijo el empresario irlandés, Declan Ganley, que hizo campaña por el "no", alegando que el Tratado provocaría un aumento de las tasas impositivas en Irlanda y la legalización del aborto, práctica aún prohibida en este país, de gran tradición católica. 

A la espera del 'no' final

Cuando ha concluido ya el recuento en doce de las 43 circunscripciones de la República, el "no" obtiene un 54,6% de los sufragios, frente al 45,4% del "sí", según informa la Según la Radiotelevisión Irlandesa (RTE).

En casi todas las circunscripciones de la capital, como Dublín Sur-Oeste, Norte-Oeste, Central y Norte-Este, el "no" obtiene un 60% de los sufragios, frente al 40% del "sí".

En la circunscripción de Dublín Sur-Este los avances de los detractores del Tratado son incluso mayores, un 70% frente a un 40%.

La misma tendencia se aprecia en otras partes del país, como el distrito electoral de Limerick-Oeste, donde el "no" obtiene, de momento, un 59% de los sufragios y el "sí" un 41%.

Las cifras son similares en el resto de las 43 circunscripciones de Irlanda y sólo en unas pocas los dos bandos registran porcentajes igualados, según la RTE.

El "no" gana también en Tipperary-Sur (50,3-49,7), Galway-Oeste (56-43), Sligo-Leitrim (66-34), Roscommon-Sur Leitrim (55-45), Donegal Sur-Oeste (55-45), Donegal Norte-Este (63-37), Louth (57-43) y Meath Oeste y Este (60-40 en ambas).

Por contra, las dos circunscripciones del condado de Kildare (al suroeste de Dublín) registraban victorias del "sí" por un estrecho margen.

En el recuento que se puede seguir desde la página web de The Irish Times, en 'sí' ha ido ganando puntos en las últimas horas. Desde un 45%-55% en contra del Tratado, se ha pasado pronto a un 46,5%-53,5%.

Europa, pendiente de Irlanda

En el primer plebiscito celebrado en Irlanda sobre el Tratado de Niza en 2001 apenas un 34,7% de los ciudadanos ejerció su derecho al voto y acabó rechazando ese texto, mientras que un año después la participación subió hasta del 48,45% y el país adoptó aquel documento.

Al cierre de los colegios electorales de ayer,  las primeras previsiones sobre la participación ciudadana en las urnas se situaban en torno al 40 ó 45%, lo que, en principio.

Irlanda es el único país comunitario en el que se usa la vía del plebiscito

El veredicto definitivo de las urnas se anunciará a media tarde, un viernes y 13, una coincidencia que quizá ponga nervioso a más de uno en la supersticiosa Irlanda, el único país comunitario en el que se usa la vía del plebiscito para refrendar la reforma de la que un día fue Constitución Europea.

Un país que representa el 1% de la población europea significaría un nuevo fracaso, pese a que la mayoría de partidos, asociaciones y empresas han pedido el 'sí'.

Al margen de los más o menos buenos ojos con los que miran los irlandeses a sus vecinos europeos, es evidente hay cierta desidia hacia el plebiscito y muy poca información sobre el tratado, un documento muy técnico y nada fácil de comprender.

Según una encuesta realizada por la edición digital de The Irish Times, 8 de cada 10 irlandeses consideran que la gente no está suficientemente informada sobre el Tratado de Lisboa.

¿Y después del "no"?

El resultado no va a sorprender a casi nadie y por eso las posibles soluciones al rechazo irlandés a la UE ya están sobre la mesa.

El secretario de Estado francés para Asuntos Europeos, Jean-Pierre Jouyet, dice que ante la victoria del ‘no' habrá que buscar una arreglo jurídico particular entre Irlanda y el resto de miembros de la UE, una suerte de ‘mini-tratado'.

Si se confirma el triunfo del ‘no', hay varias opciones abiertas para desbloquear el proceso de construcción europea. Puede prorrogarse el tratado de Niza y aparcar el de Lisboa . que ha provocado serios problemas y que todavía muchos países tienen pendiente de ratificar.

También se baraja la posibilidad de que Irlanda repita la votación, mientras el Gobierno se da tiempo para seguir explicando los irlandeses su versión sobre lo que significa el Tratado de Lisboa y la verdadera repercusión para su país. 


Publicado por ubara @ 15:50  | Exterior
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios