S?bado, 14 de junio de 2008



Las cuatro personas detenidas este jueves por supuestamente planear un atentado contra el mandatario ecuatoriano, Rafael Correa, tenían en su poder mapas y fotos de la sede la Presidencia, confirmaron este viernes fuentes judiciales.

Magistrados de la Corte Superior de Justicia dictaron orden de prisión contra los colombianos Oscar Peña, Oscar Jiménez y Edgar González, así como contra el ecuatoriano Santos Camacho, por organizar este ataque al jefe de Estado, señaló un vocero del ministerio Público, según lo difundido por Prensa Latina.

Estas personas se encuentran detenidas en la Policía Judicial, cuya instalación es resguardada por efectivos de seguridad nacional.

En declaraciones de un funcionario del Ministerio Público, que no ofreció su nombre y fueron recogidas por medios de Ecuador, habría nuevas evidencias que demuestran que se preparaba matar al presidente de Ecuador.

En los documentos y papeles incautados se explica que se pretendía lanzar un cohete desde el Panecillo, un mirador natural ubicado en el sur de Quito, contra la Plaza Grande, situada frente al Palacio de Carondelet, sede de la Presidencia.

El impacto del artefacto causaría desorden y obligaría a la escolta de Correa a retirar al gobernante del lugar, momento de confusión que sería utilizado para que un francotirador ubicado en un hotel aledaño a la sede presidencial disparara contra Correa.

Varios canales de televisión señalaron que el colombiano Peña admitió pertenecer al grupo paramilitar Autodefensas Unidas de Colombia y pedir 500 mil dólares para revelar el plan contra el mandatario.

Frente a estas afirmaciones, el ministro de Seguridad Interna y Externa, Gustavo Larrea, aseguró que “nosotros no decimos que son paramilitares colombianos ni mucho menos. Nosotros no tenemos pruebas para afirmar el origen de este intento de asesinato, no podemos señalar a ninguna organización ni grupo específico por ahora”.

Peña viajó hace un mes a Quito para contactar a algún funcionario de la Cancillería ecuatoriana y denunciar a los sicarios a cambio del dinero, además de reclamar acogerse al plan de protección de testigos y revelar que el atentado se realizaría el 20 de junio próximo.

Estas declaraciones son investigadas por una unidad de la policía para demostrar su veracidad.

Los arrestos de los colombianos se realizaron en la madrugada de este jueves, cuando Peña y Jiménez abandonaban un hotel capitalino con rumbo al aeropuerto para viajar a Bogotá, mientras que las otras personas fueron detenidas en el sur de Quito.

Estos ciudadanos tenían en su poder una copia de un plano con los sitios estratégicos de la capital ecuatoriana, el plan operativo que llevarían a cabo, fotos de varios ángulos de la Casa Presidencial y un mapa con la Plaza Grande y al Panecillo marcadas.

Frente a este hecho, Correa prefirió minimizar un eventual atentado en su contra, argumentando que hay muchas probabilidades de que los implicados “sean simples estafadores”.

Al ser consultado sobre si el atentado podría estar vinculado con algún asunto político, el mandatario ecuatoriano dijo que prefería “no adelantar criterios hasta que acaben las investigaciones”.

 

 


Tags: Rafael Correa, Ecuador, paramilitares, atentado

Publicado por ubara @ 16:45  | Exterior
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios