S?bado, 14 de junio de 2008

Les ha faltado tiempo a la consejería de Medio Ambiente en salir en defensa de los intereses de Unelco-Endesa, tras el fallo del Tribunal Superior de Justicia de Canarias, que desestima las pretensiones de la compañía eléctrica de continuar con la actividad de las turbinas instaladas en Chío.

 



 
Tagoror Achinech critica que haya sido la Consejería de medio Ambiente la que defienda los intereses de la multinacional eléctrica, una ves que la justicia se haya pronunciado contraria a las pretensiones de Unelco, que demandó la imposibilidad de  cumplir con los requisitos impuestos y, que el alto tribunal le replica que la empresa suministradora no ofrece la más mínima explicación que sirva de base a la imposibilidad de incumplimiento, por lo que desestima la demanda presentada.

 

Para el colectivo social que lleva la lucha contra las instalaciones es paradójico que se la parte demandada quien defienda y justifique a la demandante, quedando de manifiesto que el Gobierno de Canarias y, concretamente la consejería de medio ambiente esta al servicio de las multinacionales y contra la ciudadanía.

 

El Tribunal Superior de Justicia de Canarias ha manifestado en sus sentencias la relevancia de la temporalidad de estas instalaciones, razón por la que no se aplicado el reglamento de seguridad de distancia mínima de seguridad, por lo que continuar con esta actividad, sería vulnerar lo especificado por el TSJC, pudiéndose llegar a un caso de presunta prevaricación, por parte de la administración pública si llegase a autorizar el funcionamiento de las turbinas.

 

Tagoror Achinech, reitera que se ha superado los periodos de provisionalidad y estas instalaciones deben ser desmanteladas, tal y como queda de manifiesto en el último permiso temporal facilitado a unelco, en el que se hace constar que no se puede renovar y se condiciona a la presentación de un plan de desmantelamiento, plan que aún esta pendiente de aprobación por parte del Gobierno de Canarias.

 

El colectivo social deplora que Unelco esgrime la necesidad de garantizar el suministro eléctrico, cuando ha quedado demostrado que una vez desconectadas las turbinas no ha existido el Apocalipsis que anunciaron en su día, y que ha sido las denuncias de la ciudadanía quien ha puesto de manifiesto las mentiras que han rodea estas instalaciones.

 

 


Publicado por ubara @ 17:00
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios