Mi?rcoles, 18 de junio de 2008

 



El pasado 13 de junio, la Plataforma Todos Somos Migrantes, que agrupa a más de 60 colectivos sociales, políticos, sindicales, ecologistas y de inmigrantes entre los que se encuentran Unidad del Pueblo (UP), el Sindicato Obrero Canario (FSOC) y el Sindicato de Estudiantes Canario (SEC), expresó en rueda de prensa su rechazo a la Directiva de retorno que permite que las personas migrantes puedan ser retenidas durante 18 meses en los CIEs, permitiendo que sea una autoridad administrativa, y no exclusivamente la de un juez, quien decida sobre la detención de las personas migrantes en los centros de internamiento antes de proceder a expulsarlos.

 

 

La directiva establece también la expulsión de los menores no acompañados, algo que constituye una flagrante violación a la Convención sobre los Derechos del Niño (1990), firmada por los estados miembros de la Unión Europea.

La directiva, por otro lado, establece una prohibición de 5 años antes de volver a Europa para todas las personas expulsadas.

Los colectivos integrantes de esta plataforma hicieron hincapié en exigir el cierre inmediato de los cuatro centros de retención que existen en Canarias y, por supuesto,  mostraron su desacuerdo con la directiva que propone elevar hasta un máximo de 18 meses la retención de los inmigrantes que estén en situación administrativa irregular.

En opinión de esta plataforma, que agrupa a asociaciones vecinales, ecologistas, sindicales o de inmigrantes, entre otras, "el Parlamento Europeo aprobará con toda probabilidad el próximo miércoles la nueva norma", pero aseguraron que la red europea a la que pertenece la plataforma Todos Somos Migrantes recurrirá, si es necesario, hasta llegar al Tribunal de la Haya.

Se señaló, por otro lado, que estas medidas suponen de facto considerar a las personas inmigrantes pobres como "delincuentes" que deben ser excluidos. Todo ello supone un atentado contra la dignidad humana.

La directiva establece la primacía de la política represiva de los estados frente a las medidas de carácter social e integrador. El objetivo de esta Directiva es quitarse de encima a las personas migrantes que al Estado le "sobran", para así mantener los costes salariales lo suficientemente bajos para satisfacer "la competitividad de la economía europea". La unión Europea pretente identificar a las personas migrantes como el "enemigo", que interesa crear, favoreciendo la lógica del control militar y el cierre de fronteras.

Como rechazo a dicha directiva, en Tenerife se ha fijado una concentración para el día 21 de junio, ante la puerta de la Subdelegación del Gobierno, en Santa Cruz, a las 12:00 horas.


Publicado por ubara @ 20:23  | convocatorias
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios