Mi?rcoles, 18 de junio de 2008

El viaje hacia la extrema derecha del Parlamento Europeo se agudiza con la aprobación definitiva este miércoles de la directiva para la devolución de los inmigrantes irregulares. 

Con la aprobación de lo que se ha llamado ya como la Directiva de la vergüenza, se amplía el periodo de retención de los inmigrantes irregulares hasta un máximo de 18 meses en los centros de retención, transcurrido este tiempo, aquellos no decidan retornar a su país de origen voluntariamente, para lo cual disponen de un mes, tendrán prohibida su entrada en la UE durante cinco años. Los menores no acompañados podrán ser detenidos y devueltos si en el tercer país los acoge un familiar, un tutor o una instalación adecuada.

El Parlamento Europeo aprobó este miércoles en Estrasburgo (Francia), donde celebra su sesión plenaria, la directiva para el retorno de los inmigrantes que se encuentran en situación irregular en el territorio comunitario por 369 votos a favor, 197 en contra y 106 abstenciones.

El texto adoptado mantiene el compromiso cerrado entre las instituciones europeas el pasado 4 de junio. Entre otros aspectos este conjunto de normas europeas, que entrarán dos años después de su publicación, prevé un periodo de retención máximo de 18 meses (seis meses que pueden ampliarse otros doce cuando la persona no colabore en el proceso o hayan problemas en la documentación del tercer país).

Los inmigrantes que no decidan partir voluntariamente, para lo cual disponen de un mes, tendrán prohibida su entrada en la UE durante cinco años. Los menores no acompañados podrán ser detenidos y devueltos si en el tercer país los acoge un familiar, un tutor o una instalación adecuada.

Tal y como estaba previsto, el voto ha puesto de relieve la fuerte división existente entra las formaciones políticas que conforman el hemiciclo europeo.

Han sido los populares (PPE-DE), los liberales (ALDE) y la Unión por la Europa de las Naciones (UEN) los que mayoritariamente han apoyado el texto, que ya fue respaldado políticamente el 5 de junio por los socios comunitarios, sin aceptar ni una sola de las enmiendas presentadas por el grupo socialista (PSE) que intentaban modificar algunos puntos como el periodo máximo de detención, la ampliación del retorno voluntario y la educación de los menores.

Los eurodiputados también se opusieron a las propuestas de Los Verdes y de la Izquierda Unitaria Europea (IUE) de rechazar el texto en su integridad por 114 a favor, 538 en contra y 11 abstenciones.

La adopción de esta directiva europeo por parte del Parlamento Europeo que, disponía del poder de volver a enviarla a una nueva negociación, se ha producido en un contexto de protestas por parte de organizaciones no gubernamentales (ONGs) que consideran que supone un recorte de las garantías de los derechos humanos de los inmigrantes.

Sin embargo, para el ponente en la Eurocámara, el eurodiputado alemán del PPE Mafred Weber, así como para el resto de sus defensores la directiva fija unos requisistos a nivel europeo que dan un paso adelante en la construcción de una política común migratoria.

Publicado por ubara @ 20:27  | Migraci?n
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios