Lunes, 21 de julio de 2008

El ex magistrado de la Corte Suprema de Justicia de Colombia Marco Manuel Sarmiento consideró como un hecho grave el reciente asesinato del sindicalista Guillermo Rivera Fúquene, cuyo cadáver fue hallado esta semana en un basurero de una zona rural de Ibagué, a unos 100 kilómetros al oeste de Bogotá, y culpó al Estado por este crimen.

"Todo lo que signifique contrario a las políticas del gobierno, luchar porque la democracia florezca en Colombia se le considera aliado del terrorismo y por consiguiente, si te vuelves muy molesto, pues usted sabe cuáles son los remedios de las personas que tiene en su poder concentrado todos los instrumentos del Estado", expresó en entrevista concedida a TeleSUR.

Según el jurista, se trata del más reciente crimen de Estado ocurrido en el país andino, que ostenta la cifra más alta de asesinatos de líderes sindicales de la región.

Cuando "el poder de un país comienza a residir en una sola persona, cuando los organismos de control o se arrodillan o son arrinconados, cuando la legalidad empieza a romperse, cuando se legisla en beneficio propio, comienzan los opositores a ser acorralados", dijo, al referirse a los escándalos que ponen en entredicho la legalidad de las instituciones colombianas.

"Cuando se vuelven molestos, indudablemente hay que desaparecerlos o asesinarlos, como sucede en este caso", agregó.

Consideró, asimismo, que el discurso del presidente colombiano, Álvaro Uribe, en torno a la supuesta legitimidad de las acciones militares y armadas con el argumento de defender la democracia, en realidad pisotean los principios democráticos y los derechos humanos.

"Colombia, infortunadamente, está tratando de defender la democracia destruyéndola", lamentó Sarmiento.

Cuatro meses desaparecido

Desde el pasado 22 de abril desapareció Guillermo Rivera Fúquene , de 52 años, quien era Funcionario de la Contraloría de Bogotá y presidente del Sindicato de Servidores Públicos de Bogotá (Sinserpub). También era militante del Polo Democrático Alternativo (PDA).

Su cuerpo sin vida fue encontrado el martes en el basurero de Ibagué. El reconocimiento se logró gracias a su esposa, Sonia Betancourt, quien reiteró que la última noticia que tuvo de él fue una supuesta detención policial.

Miembros de los sindicatos colombianos y la Central Unitaria de Trabajadores de Colombia (CUT), durante una rueda de prensa en Bogotá, condenaron y denunciaron, este martes, cuando fue encontrado el cadáver del sindicalista, una "guerra sucia" por parte del Gobierno contra la militancia de izquierda.

Igualmente, la Unión sindical Obrera de la Industria del Petróleo expresó su rechazo a este asesinato que, según denunció, se suma a otros crímenes producto de persecución, agresiones y señalamientos por parte del gobierno de Álvaro Uribe Vélez.

La CUT exige acelerar una investigación que aclare la muerte de Rivera Fúquene. Asimismo, esta formación política señaló que "los hechos demuestran que, contrario a la propaganda oficial, continúan sin existir las garantías suficientes por parte del Estado para ejercer los derechos constitucionales a la vida, la libertad, la organización y la participación sindical" de los militantes de la oposición.

Según informó el PDA, durante los días previos al hallazgo del cadáver, indicios basados en un testigo y en grabaciones de video señalaban a unidades de la Policía Metropolitana de Bogotá como presuntos autores de su desaparición.

El ex magistrado Manuel Sarmiento consideró lo ocurrido como algo "gravísimo para el futuro", y aseguró que "la oposición está siendo arrinconada y se están comenzando a presentar asesinatos selectivos" en Colombia.

"Quien no piensa con lo que en este momento está en boga, comienza a correr peligro, y ya vemos el ejemplo y veremos en los próximos días y en los próximos meses que cualquier persona que en este momento disienta de la política oficial indudablemente será tenida en cuenta como objetivo militar".

Para Sarmiento, todo señala que el asesinato de Guillermo Rivera Fúquene forma parte de aquellos que disienten del órgano ejecutivo de Colombia y por tanto es considerado un "enemigo del estado, un enemigo del cambio".


Publicado por ubara @ 12:26  | Exterior
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios