Viernes, 08 de agosto de 2008

El denominado Alto Consejo de Estado que derrocó al presidente Sidi Ould Cheikh Abdallahi prometió hoy convocar a elecciones en el más corto período de tiempo posible, según informaron medios controlados por los golpistas.

La televisión estatal, emisoras radiales que permanecen en servicio y la oficial Agencia Mauritana de Información reprodujeron un nuevo comunicado de la Junta Militar en el cual ratificó haber puesto fin a los poderes del jefe de estado investido el 19 de abril de 2007.

La nota expresó la voluntad de los insubordinados de “supervisar, en concertación con las instituciones, la clase política y la sociedad civil, la realización de elecciones presidenciales”.

“Esas elecciones, a organizarse en un período que será el más corto posible, serán libres y transparentes, y permitirán en el futuro un funcionamiento continuo y armonioso del conjunto de los poderes constitucionales”, puntualizó el mandamiento castrense.

Según el Consejo presidido por el general Mohamed Ould Cheikh Mohamed Ahmed, aspiran a “adoptar las disposiciones que sean pertinentes a fin de garantizar la continuidad del Estado”, además de “relanzar el proceso democrático y refundarlo sobre bases duraderas”.

Todos los tratados y compromisos internacionales, así como las convenciones suscritas por Mauritania, serán respetados por la Junta Militar que desde el miércoles mantiene bajo arresto al mandatario, a su primer ministro, Yahya Ould Ahmed Waghf, y a otros políticos.

Por otro lado, en una sesión especial de la Asamblea Nacional realizada anoche la mayoría de los legisladores apoyó lo que valoraron de “movimiento rectificativo conducido por el ejército nacional”.

Parlamentarios mauritanos habían acusado días atrás al jefe de estado de corrupción y pobre gestión de gobierno, lo cual llevó a que 69 de los 95 diputados del país exigieran su renuncia y le retiraran su voto de confianza.

La Asamblea Nacional se declaró contrariada por la situación a la cual fue arrastrado el país como consecuencia de la “política improvisada” del presidente depuesto.

De acuerdo con el órgano legislativo, la política del defenestrado Abdallahi estuvo marcada “por el bloqueo de la acción de las instituciones constitucionales, y el ejercicio del poder personal, sin consideración por la mayoría”.

El golpe de estado relativamente pacífico y sin hechos de sangre puso fin al primer gobierno electo democráticamente en este país norafricano, luego que en los comicios de 2007 se obligó a dimitir a una Junta Militar que detentaba el poder.

La capital permanecía este jueves en calma, aunque es notoria la tensión por el vasto despliegue de militares con armamento pesado en diversas zonas, como disuasivo a alguna pequeña protesta callejera.



Canarias apuesta por el reestablecimiento del orden 

El Gobierno canario deseó hoy que el orden democrático se restablezca pronto en Mauritania, tal y como ha asegurado su nuevo Consejo de Estado, y reafirmó su apuesta comercial y económica por el país africano, dado el potencial que "presenta ahora" y tendrá en el futuro.

Así lo manifestó hoy el vicepresidente y consejero de Economía y Hacienda del Ejecutivo regional, José Manuel Soria, en unas declaraciones difundidas por la Vicepresidencia del Gobierno canario.

Soria afirmó que "desde ayer, cuando el Gobierno" canario "conoció el golpe", sus responsables han estado "en contacto con las autoridades del Ministerio de Asuntos Exteriores, con la Embajada de España en Mauritania y con las personas" del Ejecutivo regional "que prestan servicio en Mauritania".

El consejero regional de Economía y Hacienda aseguró, por otra parte que los distintos empresarios canarios acreditados y que desarrollan actividades en Mauritania con los que ha hablado le han garantizado "que la situación en los puertos es de absoluta normalidad", ya que "se están haciendo cargas y descargas de pescado tal y como se venían haciendo".

Soria destacó que "es intención del Gobierno de Canarias seguir incrementando e intensificando las relaciones comerciales y económicas con el país vecino, teniendo en cuenta el enorme caudal y potencial económico que presenta ahora mismo y también de cara al futuro".

Manifestación a favor del golpe

Decenas de miles de manifestantes tomaron las principales calles de la capital mauritana y, al llegar ante el palacio presidencial, el "Consejo de Estado" resultante del golpe de Estado del miércoles les comunicó su compromiso de lograr una "democracia real".

Los integrantes del Consejo de Estado, presidido por el general Mohamed Uld Abdelaziz, salieron a la entrada del palacio presidencial para saludar a los manifestantes, que recorrieron las calles de Nuackchot para mostrar su apoyo al golpe de Estado.

En su pronunciamiento, Abdelaziz declaró que
las fuerzas de seguridad se mantienen del lado de los ciudadanos en la solución de sus problemas.

El presidente del Consejo agradeció el interés mostrado por la población en los asuntos del Estado y tras ese discurso se retiró al interior del palacio acompañado por los otros miembros de la Junta, con lo que los manifestantes dieron por concluida su marcha.

Esa manifestación fue convocada este miércoles por decenas de parlamentarios disidentes del Pacto Nacional por la Democracia y el Desarrollo (PNDD-ADIL), dirigido por el propio primer ministro, Yahya Uld Ahmed al Uaguef.

En ella participaron miembros del mayor partido de la oposición, la Reagrupación de Fuerzas Democráticas (RFD), y del Partido Republicano para la Democracia y la Renovación (PRDR), además de representantes de sindicatos de asociaciones de la sociedad civil.

Manifestación en contra 

Ante esta movilización, se ha organizado una nueva manifestación contraria al golpe de Estado y organizada por integrantes de cuatro partidos políticos que se han constituido en el autodenominado "Frente Nacional de Defensa de la Democracia".

Entre los miembros de ese grupo se encuentran el PNDD-ADIL, la Alianza Popular Progresista (APP), el islamista Tawassoul y la Unión de Fuerzas del Progreso (UFP).

Las fuerzas de seguridad mauritanas dispersaron a estos manifestantes que se habían reunido para expresar su apoyo al presidente Mohamed Uld Cheij Abdalahi, detenido por la Junta Militar.

 

 


Publicado por ubara @ 12:06
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios