Martes, 02 de septiembre de 2008

Toño Linares

Este verano no ha sido estival en Guía de Isora, desde el punto de vista político. Nuestros ediles nos han regalado una divertida crónica, que ha puesto de manifiesto la atracción que ofrece el poder institucional.

Argumentando el deber de ayudar el municipio, se fragua un pacto de gobernabilidad inexplicable, pues el actual gobierno municipal dispone de una mayoría absoluta, que no tiene por que depender de la aportación de otra fuerza política, ni mucho menos que se pacte un gobierno con dos formaciones políticas, en principio antagónicas, fomentando la frase de que la política hace extraños compañeros de cama.

No se tardó en ver declaraciones en prensa, que rayan lo indeseable, criticas, actuaciones y, comportamientos personales, mancillando el ejercicio de la política, pues la voz popular dice que la política es sucia, debiendo ser modificada por “los ejercientes de la política son los que la mancillan”, con manifestaciones tales como que lo que quieren es chupar de la teta, o acusar al adversario de trabajar en una u otra administración pública, obviando cualquier debate ideológico

Algunos de estos concejales se atreven a afirmar que en los pueblos no debe prevalecer la ideología política, sino la persona, o que ya no existe la derecha ni la izquierda política. Gran error, ya que es en los pueblos, concretamente en los Ayuntamiento, donde se planifica y ejecuta las acciones que más directamente influye en las personas y, no es lo mismo actuar con una u otra ideología, de ahí la tan recurrida frase del pueblo llano: todos son iguales.

Habría que ponerse en el pellejo del votante de uno de los dos partidos protagonistas de este culebrón: PSOE y PP, al ver como sus votos son utilizados para hacer al que gobierna sea más fuerte o, ver como al rival se le da su cuota de poder y, a los votantes del tercer partido en discordia: CC, como se criminaliza a los postulados, sin exigir explicaciones del posible pacto, dedicándose a hablar de posibles fricciones dentro del grupo gobernante, dejando de lado la exigencia de explicaciones.

La posibilidad de un gobierno municipal en Guía de Isora, compuesto por el PSOE y PP, evidencia la carencia de ideología política en ambos partidos, así como la igualdad de ambos ante la presentación de la sociedad, sin descartar que C.C. nada bueno ha aportado a esta situación, salvo escenificar el desencuentro personal de los dirigentes políticos, nada beneficioso para la población, que demanda un estilo y forma de gobernar definido, que les permita decidir que opción se adapta más a sus necesidades y, cual de ellas le pueda resolver sus carencias sociales.

La ideología política es el conjunto de ideas, doctrinas y fundamentos que rigen las acciones que se emprendan bajo la misma, y esta se debe respetar y cumplir, por el compromiso que se ha adquirido al presentarse ante la ciudadanía, a la que se le pide su apoyo para gobernar siguiendo las directrices marcadas y, expuestas en un programa. Todo cambio posterior es vulnerar la confianza del votante.

Toño Linares*
Presidente de Tagoror Achinech 


Publicado por ubara @ 23:43  | opini?n
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios