S?bado, 06 de septiembre de 2008

Además detienen en Colombia al general colombiano Rito Alejo del Río por nexos con las Autodefensa Unidas de Colombia

Las autoridades venezolanas capturaron este jueves en horas del mediodía al ex ministro colombiano Álvaro Araújo Noguera, quien tiene orden de captura internacional y es requerido por la Fiscalía colombiana por los presuntos delitos de secuestro con extorsión y presunta colaboración con las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC).

Araújo, de 75 años, fue capturado por la Policía Antinarcóticos de Maracaibo, capital del estado Zulia (occidente), en un procedimiento rutinario, según informaron fuentes diplomáticas colombianas en Caracas.

Se conoció que en el momento de la captura Araújo Noguera portaba documentos de identidad falsos, pero al final de la tarde fue plenamente identificado.

Las autoridades venezolanas no han brindado hasta el momento información oficial sobre la detención del ex político colombiano.

Al momento del hecho, Interpol Colombia, fue notificada de la detención, que se realizó cerca del puente Rafael Urdaneta, del Lago de Maracaibo.

"Vamos a formular la solicitud formal de deportación porque es solicitado por las autoridades colombianas", declararon fuentes diplomáticas colombianas en Caracas.

Sin embargo, aún se desconoce oficialmente si Araújo Noguera será deportado o si será objeto de un proceso de extradición.

"Eso depende de Venezuela y tendremos una respuesta en las próximas horas", señaló la fuente.

Un reporte de la televisora estatal venezolana precisó este viernes que "se tiene previsto la deportación de Araújo Noguera durante el día de hoy (viernes) y, si no se da así, se aguardará un pedido de extradición" de Bogotá.

Según esta cadena de televisión, Araújo Noguera, "se encuentra arrestado por inteligencia en territorio venezolano".

Los últimos registros que se tenían del político era que había estado en la ciudad de  Barquisimeto (oeste de Venezuela). Allí visitó el consulado colombiano dirigido en ese momento por Elías Ochoa, quien presuntamente le expidió un certificado de supervivencia para que cobrara su pensión de congresista.

Entre los cargos que se le imputan destaca su participación como presunto emisario del jefe paramilitar "Jorge 40", en el secuestro de Víctor Ochoa Daza, hermano de un ex alcalde de Valledupar.

Araújo huyó de Colombia en el 2006, y era buscado por la Interpol desde el año pasado.

Acusado de secuestro

La investigación en contra de Araújo se inició por testimonios de los hermanos Ochoa Daza, quienes lo acusaron ante magistrados de la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia por su presunta participación en el secuestro de Víctor Ochoa.

No obstante, la familia Ochoa se retractó de dicha acusación. En ese proceso también fue investigado Álvaro Araújo Castro, hijo del ex congresista, quien está preso en la cárcel La Picota (BogotáGui?o por sus vínculos con la "parapolítica".

Según las autoridades, el plagio de Víctor Ochoa fue cometido por hombres del ex jefe paramilitar 'Jorge 40', de acuerdo con las investigaciones de la Fiscalía.

El detenido fue ministro de Agricultura, gerente del desaparecido banco estatal Caja Agraria y dirigente de los ganaderos colombianos, y está considerado como uno de los líderes del liberalismo del departamento de Cesar, noreste de Colombia.

Araujo es padre de la ex ministra de Relaciones Exteriores de Colombia, María Consuelo Araújo, quien fue designada canciller el 7 de agosto de 2006 por el presidente colombiano Álvaro Uribe, pero dimitió el 28 de febrero de 2007.


General detenido

El general en retiro del Ejército colombiano Rito Alejo del Río fue detenido este jueves por la Fiscalía General del país andino, acusado de nexos con paramilitares de ultraderecha que cometieron varias masacres de civiles en su jurisdicción, incluida la tristemente matanza de Mapiripán.

Rito Alejo del Río, quien comandó una brigada antiguerrilla en la región bananera de Urabá entre 1995 y 1997, fue arrestado por agentes del Cuerpo Técnico de Investigación (CTI) de la Fiscalía en un club militar del oeste de Bogotá, según el reporte.

La captura se produjo luego de que la Procuraduría (Ministerio Público) pidiera a la Corte Suprema de Justicia reabrir un proceso contra el oficial, archivado hace cuatro años por la Fiscalía, al aparecer con nuevos testimonios en su contra de los ex líderes paramilitares Ever Velosa (alias 'H.H.') y Salvatore Mancuso, en las que señalaron a Del Río "como colaborador en sus actividades ilícitas", según la Procuraduría.

En una petición conocida este martes, en la que se apela a la figura de acción de revisión, el ministerio Público solicitó al máximo tribunal de justicia "dejar sin efectos la preclusión de la investigación proferida en favor del general".

Los hechos tienen que ver con actuaciones del oficial cuando se desempeñaba como comandante de una brigada del Ejército en el noreste del país, en la década de los 90.

Asesinatos, desplazamientos forzados y despojo de tierras y propiedades aparecen en el nuevo expediente. Del Río, quien alega que su caso es "cosa juzgada", deberá rendir indagatoria por "homicidio agravado en persona protegida", entre otros cargos.

En el 2001, el CTI capturó al general por orden de un fiscal de Derechos Humanos. Sin embargo, a los 12 días un juez lo dejó en libertad argumentando fallas procesales.

La causa en su contra fue cerrada el 9 de marzo de 2004 por el fiscal general de entonces, Luis Camilo Osorio, actual embajador del país en México, lo que determinó la puesta en libertad del oficial.

Matanza de Mapiripán

La masacre de Mapiripán fue perpetrada por unos 300 paramilitares de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC) que llegaron a esa población del departamento del Meta (200 kilómetros al sureste de BogotáGui?o el 14 de julio de 1997 y permanecieron seis días en la zona, durante los cuales sembraron el terror y la muerte.

Los paramilitares asesinaron a personas que acusaban de cooperar con las guerrillas de izquierda, a quienes torturaron y decapitaron, después de lo cual arrojaron sus cadáveres al río Guaviare.

La matanza llevó a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) a condenar al Estado colombiano por omisión, por considerar que no protegió a la población pese al riesgo de que ocurriera el múltiple crimen.

Por los hechos fue condenado a 40 años de prisión el paramilitar Carlos Castaño, quien fuera líder máximo de las AUC y que al parecer fue asesinado por sus propios compañeros en el 2004.

También fue condenado a 40 años de cárcel el coronel Lino Hernando Sánchez, ex comandante de la Brigada Móvil número dos del Ejército, mientras que los sargentos José Miller Urueña y Juan Carlos Gamarra Polo, recibieron penas de 32 y 22 años de prisión, respectivamente.

Los militares recibieron el castigo por facilitar o no evitar la matanza de los paramilitares

TeleSUR

Publicado por ubara @ 1:08  | Exterior
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios