Mi?rcoles, 17 de septiembre de 2008

 

El nuevo presidente de la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), el ex canciller nicaragüense Miguel D'Escoto, inauguró este martes el 63 período de sesiones con un llamamiento radical "a democratizar" el organismo multilateral, como única vía para lograr el objetivo de combatir los grandes males que asolan al planeta.

 

D'Escoto estrenó su nuevo cargo con una intervención en la que planteó una ambiciosa agenda de reformas encaminadas a restarle peso al Consejo de Seguridad y ampliar la influencia de los países en desarrollo en las instituciones financieras internacionales.

El ex canciller aseguró que "la falta de democracia" en la ONU es una de las "causas profundas" de "problemas acuciantes" como el hambre, la pobreza, la violencia y la desigualdad.

Por ello anunció la convocatoria "impostergable" de una próxima reunión de alto nivel de tres sesiones de cinco días en la que se analizará el funcionamiento de la ONU y de entidades creadas bajo su paraguas, como el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial.

La primera de las tres sesiones servirá para coordinar las actividades de estas entidades financieras con el Consejo Económico y Social (Ecosoc) de la ONU.

D'Escoto denunció que las llamadas instituciones de Bretton Woods, creadas tras el fin de la Segunda Guerra Mundial, están controladas por EEUU y Europa, que las han convertido en "instrumentos de dominación" que "imponen malas recetas económicas que agravan el problema de la pobreza".

Revisar instituciones

El nicaragüense llamó a entablar una "franca discusión" sobre el Consejo de Seguridad, a algunos de cuyos cinco miembros permanentes (EEUU, Rusia, China, Reino Unido y Francia) acusó de ser "adictos a la guerra".

A estos países se les "ha subido a la cabeza el poder de veto y les ha hecho creer que tienen el derecho de hacer lo que les da la gana", dijo.

Se mostró a favor de que las resoluciones de la Asamblea tengan carácter "vinculante", en lugar de ser recomendaciones, un cambio que tradicionalmente no ha contado con el consenso de sus miembros.

Respecto a este punto, D'Escoto, de 75 años, dijo estar consciente de que "diciendo esto estoy tocando un nido de avispas, pero incluso a las avispas se las puede manejar bien si se toman precauciones".

En su discurso lanzó varios dardos a Estados Unidos, país contra cuyo Gobierno se enfrentó durante su etapa al frente de la diplomacia sandinista en los años ochenta.

Citó la anual condena de la Asamblea al bloqueo estadounidense contra Cuba como un ejemplo de cómo se ignoran sus resoluciones y criticó "las guerras de agresión" para supuestamente instaurar democracias, en una clara referencia a la invasión de Irak.

"Proyecto ambicioso"

D'Escoto reconoció, en una rueda de prensa posterior a la reunión, que sus objetivos son muy ambiciosos para realizarlos en apenas una año que dura cada sesión de la Asamblea General.

Sin embargo, aseguró que son ineludibles ante la situación a la que se enfrenta el planeta a causa del "egoísmo demencial".

D'Escoto reemplaza al ex ministro de Relaciones Exteriores de Macedonia Srgjan Kerim, quien presidió el 62 período de sesiones y fue reconocido por sus mantenidos esfuerzos en impulsar el logro de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM).

Entre los objetivos figuran el mantenimiento de la paz y la seguridad internacionales, la promoción del crecimiento económico sostenido y del desarrollo sostenible, la promoción de los derechos humanos y la coordinación eficaz de las actividades de asistencia humanitaria.

 

 

La Asamblea General de las Naciones Unidas que fue creada en 1945 por la Carta de este organismo, cuenta con la participación de los 192 países miembros que allí deliberan y trazan las políticas a seguir con la aprobación de sus integrantes. El debate de la Asamblea General comenzará la próxima semana.

 


Publicado por ubara @ 12:58  | Exterior
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios