Viernes, 10 de octubre de 2008

El Gobierno de Colombia decretó hoy el estado de conmoción interior (excepción) para atajar la crisis causada por la huelga de empleados judiciales, que cumplió 36 días.

El presidente Alvaro Uribe explicó en una alocución que se decidió declarar el régimen de excepción tras fracasar las negociaciones con los empleados judiciales, que se declararon en huelga el pasado 3 de septiembre y que no aceptaron las alzas salariales decretadas, lo que mantiene paralizada la administración de justicia.

Uribe justifica su decisión en que la Constitución colombiana establece que "en caso de grave perturbación del orden público que atente de manera inminente contra la estabilidad institucional", el presidente de la República podrá declarar el Estado de Conmoción Interior por término no mayor de noventa días, prorrogable hasta por dos periodos iguales. Sin embargo, la Asociación Nacional de Funcionarios y Empleados Judiciales, Asonal, dijo que esta decisión es "equivocada" porque una conmoción interior no puede ser justificada por un paro laboral, "ni tiene relación con el artículo 213 de la Constitución".

Ese estado excepcional permite al Ejecutivo dictar medidas con fuerza legislativa para conjurar las causas de la perturbación e impedir la extensión de sus efectos y suprimir algunas libertades.

Se da la circunstancia de que, la declaración de estado de excepción fue una recomendación data por Luis Carlos Sarmiento, el banquero más importante del país, durante la asamblea de la Asociación Nacional de Instituciones Financieras (ANIF).


Publicado por ubara @ 16:08  | Exterior
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios