Jueves, 16 de octubre de 2008

El Parlamento Canario trataba este miércoles todo lo ocurrido en Cho Vito en los últimos tiempos a través de una pregunta de Santiago Pérez destinada al consejero de Medio Ambiente Domingo Berriel. El parlamentario socialista dijo que el Gobierno Canario y Costas firmaron un convenio que contemplaba los derribos en Cho Vito así como la construcción de un paseo marítimo y, por su parte, Domingo Berriel, responsabilizó a Costas de que el poblado costero no fuera declarado núcleo de interés etnográfico y evitar así su demolición. 

Berriel recordó que el documento de Costas tiene carácter vinculante, por lo que el Gobierno de Canarias tiene que acatarlo, mientras que Santiago Pérez destacó que la iniciativa para declarar el núcleo costero de interés etnográfico partió del ayuntamiento de Candelaria, al tiempo que aseguró también que la comisión de patrimonio de Tenerife -en la que está el Cabildo- se pronunció al contrario de la misma al entender que Cho Vito no poseía valores patrimoniales destacados. Para el socialista, la demolición de una vivienda es una desgracia desde el punto de vista humano, y reprochó a algunos dirigentes de Coalición Canaria que culpen unilateralmente de los derribos solo al Gobierno del Estado, cuando son tanto el Gobierno de Canarias como el Cabildo de Tenerife los que tienen gran implicación en el asunto, de ahí que les acusó de dedicarse al pillaje y al saqueo político.

Tomás González, uno de los vecinos afectados por los derribos en Cho Vito, informaba a Radio San Borondón que la maquinaria sigue trabajando en la zona, sacando escombros con rapidez pero con un cuidado que hasta ahora no estaban tomando para no dañar las viviendas que no van a ser demolidas y anunció también que el martes por la noche presentaron una denuncia por la violación de los derechos que tienen como ciudadanos libres de acceder o salir de sus viviendas cuando quieran, o de dejar entrar a su casa a quien quieran.

Sobre el debate en el Parlamento de los derribos en Cho Vito, Tomás González dijo que continúa sin dormir por la pesadilla diaria que supone lo que en el poblado marinero ha acontecido, pero asegura que cada día se levanta con el convencimiento de que estos políticos comen del pesebre a costa de la ciudadanía, a la que deben defender y sin embargo no lo hacen.

Asegura que cada día está más convencido de que los vecinos de Cho Vito están pagando injustamente los improperios malintencionados de las diferentes administraciones implicadas en el asunto, desde el gobierno del Estado, al de Canarias, al Cabildo y al ayuntamiento de Candelaria. A todos los representantes políticos se les olvida que el informe del cual se han valido este miércoles en Parlamento para lanzarse la pelota de las culpas al tejado ajeno, data de mayo de 2006, mientras que el informe de Fernando Estévez es de septiembre de 2006, un informe que nadie ha querido ver.

Por otro lado, afirma que Santiago Pérez ha omitido hablar de la Ley de acompañamiento del Estado. Desde su punto de vista, en relación a este asunto, ahora todo el mundo omite sus responsabilidades e intentan desviarlas al adversario político y al final, lo responsables serán los vecinos, al final ninguno de los partidos tendrá la culpa y sí la tendrán los vecinos, reiteró Tomás González.

A los políticos les dijo que se sientan en el Parlamento que representa a todos los canarios y cobran del esfuerzo de todos los canarios y, por ello, deberían ajustarse a la verdad y, en este caso, han omitido interesadamente muchas cosas. Por ejemplo al consejero Domingo Berriel se le "olvidó" hablar de la Cotmac del 10 de noviembre de 2006 celebrada en Las Palmas de Gran Canaria y en cuya ponencia se dejó fuera el tema de Cho Vito hasta ver el informe en que se podía salvar al poblado.

Pero aquí ha pasado que ni unos ni otros han tenido voluntad política para salvarlo de verdad porque el informe de Estévez es de septiembre de 2006 y la ponencia de la Cotmac de noviembre de ese año, pero dejaron pasar el tiempo creyendo que nada iba a pasar hasta que han visto ya el lobo sobre los vecinos, aseveró González.

De lo ocurrido a Cho Vito hay muchos responsables, hay que apuntar a todos los partidos, que hasta la fecha han mirado miserablemente para otro lado, y que ahora siguen sin actuar. A Tomás González le parece que cuando están en sede parlamentaria tendrían que llevar toda la documentación, porque asegura que se ha quedado perplejo cuando Berriel dijo que el gobierno ha acatado la imposición de Costas y a los convenios firmados, nada más allá de la realidad.


Publicado por ubara @ 15:37  | Islas
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios