Lunes, 03 de noviembre de 2008

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, ratificó este sábado la decisión de que la empresa petrolera hispano argentina Repsol-YPF se va de su país y consideró muy tarde los intentos de acercamiento con representantes de esa compañía.

El Gobierno ecuatoriano renegocia contratos con la petroleras desde enero de 2008 con el objetivo de permitir el ingreso de mayores rentas al Estado. Se ha dado ya un acuerdo con Petrobras, pero las negociaciones con la empresa Repsol YPF no llegaron a feliz término.

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, ratificó este sábado la decisión de que la empresa petrolera hispano argentina Repsol-YPF se vaya de su país y consideró muy tarde los intentos de acercamiento con representantes de esa compañía.

Correa dijo en su acostumbrado informe semanal de labores que "Repsol se va del país porque nos ha hecho perder el tiempo, además de que ha bajado la producción y las inversiones, y no ha aceptado renegociar el contrato".

El jefe de Estado pidió "que entiendan las compañías trasnacionales que las condiciones no las van a poner ellos, las va a poner el país".

Repsol tenía a su cargo un bloque en la amazonía ecuatoriana en el que se produce aproximadamente 60 mil barriles diarios.

El Gobierno le trasladará los campos de explotación administrados por la compañía a otra empresa que esté dispuesta a trabajar en el país bajo las condiciones existentes.

La decisión había sido comunicada este viernes por el ministro de Minas y Petróleo de Ecuador, Derlis Palacios, en una rueda de prensa ofrecida en Quito para informar de un convenio con la compañía brasileña Petrobras.

"Lastimosamente con Repsol no hemos podido llegar a un acuerdo", dijo Palacios al asegurar que "ellos han cambiado constantemente de criterio y no nos han permitido llegar a una negociación".

Palacios, quien señaló que la decisión se adoptó el pasado miércoles y se la notificó el jueves, habló de "falta de seriedad" por parte de Repsol "para mantener sus compromisos que fueron ya establecidos hace algunos meses, especialmente en la parte económica".

Por ello, explicó, "el Estado ecuatoriano ha tomado la decisión de terminar la relación laboral con Repsol y hemos dispuesto a Petroecuador que comience la terminación anticipada de los contratos que mantienen en el país".

La compañía petrolera hispano-argentina había señalado este viernes que no consideraba rotas las relaciones con Ecuador y que esperaba poder cerrar pronto un acuerdo consensuado en las negociaciones que mantenía con el Estado ecuatoriano para modificar las condiciones de sus contratos en el país.

El gobierno ecuatoriano y las petroleras extranjeras renegocian sus contratos desde enero de 2008. La intención del gobierno de Rafael Correa es cambiar los contratos de participación vigentes por convenios de prestación de servicios, con el objetivo de permitir el ingreso de mayores rentas al Estado.


Publicado por ubara @ 18:05  | Exterior
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios