Martes, 25 de noviembre de 2008

 Los familiares de los asesinados por el régimen franquista en la Isla no han abandonado la búsqueda de sus seres queridos. La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica de La Palma anuncia que, a principios de 2009, continuará su labor en los municipios de Fuencaliente y Puntallana. El colectivo, que preside Aralda Rodríguez, cumplió recientemente dos años de vida.
La asociación está actualmente a la espera de una subvención para reanudar los trabajos de búsqueda en 2009. "El dinero lo vamos a recibir seguro", apuntó Aralda, "y es para buscar en Fuencaliente y Puntallana". También señaló que se han reunido con el presidente del Gobierno de Canarias, Paulino Rivero, para solicitar un local conjunto para las tres asociaciones vinculadas a la memoria histórica existentes en el Archipiélago. La idea es que los colectivos de Tenerife, Gran Canaria y La Palma compartan un mismo local, cuya sede estará en Tenerife.

"Más fuerzas que nunca". Aralda tiene claro que no se van a rendir. "Yo no voy a descansar hasta dar con mi padre y mi tío, estén donde estén, eso está claro. Y los demás compañeros lo mismo; encaramos el próximo año con más fuerzas que nunca", dijo. "Nunca nos hemos planteado dejarlo y ahora menos, que a nivel nacional hay más conciencia en torno a este tema", expuso la presidenta de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica de La Palma, quien hace un balance "realmente positivo" de estos dos primeros años de trayectoria.
"Es positivo", manifestó, "porque hemos tenido contactos con muchas personas que nos han apoyado y con otras asociaciones con fines similares, tanto en Tenerife y Gran Canaria como en Cataluña y País Vasco. También hemos mantenido contactos con el Gobierno central y con el magistrado Baltasar Garzón, que nos ha ayudado y que ha defendido y seguirá defendido el proceso de recuperación de la memoria histórica".

"Tsunami social imparable". "El proyecto de memoria histórica es un tsunami social imparable, con Ley o sin ella". Así de rotundo se pronunciaba el historiador palmero José López Mederos, además de recalcar la importancia de este movimiento en la Isla, ya que fue el primer sitio de España donde se hizo una exhumación de restos relacionadas con la Guerra Civil, cuando en 1994 se halló el cadáver de, entre otras personas, el que fuera alcalde de Los Llanos de Aridane, Francisco Rodríguez Bethencourt. Se trata de un movimiento que, según López Mederos, "nace del seno de la sociedad civil movido por el deseo de rescatar del olvido a quienes se les quitó vilmente la vida. Hijos, nietos, sobrinos y amigos de aquellos hombres y mujeres sacrificados salvajemente porque pensaban de distinta manera o porque le caían mal a alguien, han querido rescatarlos de las innumerables tumbas anónimas, o no tanto, y devolverles la dignidad". El historiador tiene claro que no se persigue "otra filosofía ni intención. Esto no es una venganza o represalia".


Publicado por ubara @ 18:57  | Canarias
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios