Domingo, 30 de noviembre de 2008
El miembro de Ben Magec y de la Comisión Promotora de la Iniciativa Legislativa Popular (ILP) que pretendía parar el crecimiento de más camas hoteleras en Canarias, Alberto Martín, ha reconocido este sábado que no es una sorpresa que el pacto de gobierno que mantienen Coalición Canaria (CC) y Partido Popular (PP) rechacen la propuesta. Lo que sí que no se esperaban, dice, es que hayan tenido “la desfachatez” de ni siquiera tomarla en consideración para debatirla.

De esta forma cree que se “silencia” la voz de las más de 40.000 firmas que avalan la ILP. “No es una sorpresa, nos esperábamos este tipo de respuesta –declaró a ACN Press - pero sí que no nos esperábamos que tuvieran la desfachatez de incluso antes de la toma en consideración de la ILP respondieran de esta manera”.

Para Martín, por una cuestión de “salud democrática por lo menos deberían haber esperado a que la voz de las 45.000 firmas que avalan esta ILP fuese escuchada primero en el Parlamento para luego por lo menos hacer el acto formal de denegar la toma en consideración”.

“Todos sabemos cómo funcionan las cosas desgraciadamente con este pacto de gobierno y a estas cosas son a las que se tienen que enfrentar la participación ciudadana en las Islas”, agregó.

Al parecer, los grupos de gobierno rechazan la iniciativa con el argumento de que ya han presentado su propia ley, la de Medidas Urgentes de Ordenación Territorial y del Turismo, que entra en contradicción con la propuesta ecologista.

“Lo que realmente está en contradicción es la Ley de Medidas Urgentes con toda la normativa existente de protección del territorio y las directrices generales no nuestra ILP”, apostilló Martín al respecto.

Contestación

Para Alberto Martín, que aclara que ni CC ni PP “en ningún caso se han dirigido a Ben Magec” para comunicarles su intención de no aceptar debatir su ILP, el Gobierno de Canarias no defiende su filosofía de desarrollo sostenible y parar el crecimiento turístico porque, a su juicio, “en ningún caso se justifica desde parámetros económicos”.

También se muestra sorprendido por el hecho de que Paulino Rivero se comprometiese a en la reunión que mantuvo con los ecologistas en la Sede de Presidencia del Gobierno a tomar en consideración la ILP “y que se iba a discutir y que iba ir a trámite parlamentario”. “Lo que nos queda es que nos ha mentido”, apostilló.

Martín recuerda que la Ley de Medidas Urgentes ha tenido una gran contestación social hasta el punto de que el responsable de la Agencia Canaria de Desarrollo Sostenible, Faustino García Márquez, pidió su cese de la misma al considerar que su concepción medioambiental difería mucho de la defendida por el Gobierno canario.

Publicado por ubara @ 11:08  | Territorio
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios