Viernes, 19 de diciembre de 2008


El portavoz de IUC afirmó en rueda de prensa que detrás del puerto de Granadilla se esconde un pelotazo urbanístico en torno a las recalificaciones de los terrenos del entorno, dijo que la construcción del puerto de Granadilla es un negocio en sí mismo, ya que lo que se vaya a hacer luego con el puerto es totalmente secundario para quienes están promoviendo su construcción, teniendo en cuenta que el negocio es el cemento y el hormigón. Para colmo no se han valorado los impactos negativos que la construcción de ese puerto tendría en el sur de Tenerife en otro sector económico tan importante como es el turismo.


Afirma que la respuesta que el comisario europeo Stavros Dimas ha dado a la pregunta parlamentaria formulada por el Grupo de la Izquierda Unitaria europea y la izquierda verde nórdica, pone de manifiesto una vez más que el planteamiento del Gobierno de Canarias y del Gobierno del Estado a la hora de defender el puerto de Granadilla es un planteamiento sustentado en verdaderas falacias y en mentiras.

Según Pérez Ventura, es evidente que ya en estos momentos la propia Comisión Europea se está percatando de aquellos argumentos que en su momento sirvieron para emitir el dictamen de noviembre de 2006 por el cual la Comisión Europea dio luz verde al proyecto de construcción del puerto de Granadilla, son argumentos que están empezando a caer porque la realidad es muy tozuda y, en este sentido, es muy evidente que el puerto de Granadilla se presenta a la ciudadanía y a las instituciones comunitarias como una obra innecesaria.

El dirigente de IUC afirma que es notorio que el puerto de Santa Cruz está infrautilizado y además existen alternativas técnicamente viables de ampliación del mismo, es evidente que los argumentos que se utilizaron en su momento con respecto a la imposibilidad de ampliación del puerto capitalino han decaído por la propia realidad, porque existen canteras en las cercanías y así se ha publicado en el Boletín Oficial de Canarias, es más en estos momentos ya se acometen algunas obras de ampliación propiamente dichas del puerto de Santa Cruz, y lo que es evidente es que los propios datos a cerca de lo que es el tráfico, tanto del puerto de Santa Cruz, como las proyecciones de futuro, ponen de manifiesto que el puerto de Granadilla no es necesario.

Además, en el propio expediente que se elaboró en su momento, quedaba en evidencia por parte de algunos economistas que informaron al mismo, que la construcción del puerto de Granadilla se justificaba en sí misma, es decir, esta construcción se justificaba por la actividad económica que se generaría por la construcción misma del puerto y no por las actividades económicas de futuro que se iban a desarrollar, es más, algunos de esos informes económicos ponían de manifiesto que las grandes operadoras, las grandes empresas multinacionales que operan en el tráfico intercontinental de contenedores manifestaban su escaso o nulo interés en operar en ese puerto. A parte existen razones técnicas de mucho peso, muy contundentes, que harían que este puerto fuera una infraestructura escasamente viable.

Hay informes que han sido elaborados por la Plataforma en Defensa del Puerto de Santa Cruz que ponen de manifiesto el régimen de fuertes vientos que existen en la mayoría de días del año en la zona donde quieren ubicar el puerto, una zona en donde está ubicado el ITER y existen aerogeneradores, que haría que con un porcentaje muy alto de días al año, el puerto estuviera inoperativo y durante otro alto procentaje de días al año fuera una instalación que requeriría para las operaciones de estiba y desestiba mayor número de medios técnicos, mayor número de remolcadores para poder contrarrestar la acción del viento, se ralentizarían estas operaciones de carga y descarga precisamente como consecuencia del viento.

José Pérez Ventura afirma que estamos hablando de un puerto que no sería competitivo desde un punto de vista económico porque los costes de explotación asociados a esos riesgos de inoperatividad y a asumir esos costes para poder operar harían que este fuera un puerto que lógicamente las grandes empresas optarían por operar en otro puerto con costes menores.

Por todo ello, IUC afirma que detrás de este puerto de Granadilla se esconde un pelotazo urbanístico en torno a las recalificaciones de los terrenos del entorno, al construcción del puerto de Granadilla es un negocio en sí mismo, lo que se vaya a hacer luego con el puerto es totalmente secundario para quienes están promoviendo su construcción, ya que el negocio es el cemento y el hormigón y para colmo no se han valorado los impactos negativos que la construcción de esee puerto tendría en el sur de Tenerife en otro sector económico tan importante como es el turismo.

 


Publicado por ubara @ 16:03  | Puerto de Granadilla
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios