Martes, 03 de febrero de 2009

Toño Linares

Tagoror Achinech

Se nos quedó cara de tontos cuando oímos las cifras dadas por el Gobierno de Canarias, sobre el índice de satisfacción de los usuarios de la sanidad. Un notable, una calificación de 8,4. Esa cara de tontos es la que pretendía que se nos quedase a aquellos que hemos criticado la situación caótica de la sanidad pública en Canarias, pero tonto es el que dice tonterías y, esta es otra manipulación y tergiversación de los hechos, pues este resultado es el dado por los pacientes al nivel de profesionalidad de los médicos y enfermeros, y no al sistema sanitario.

 

Los sindicatos de enfermería y médicos han denunciados estos hechos escandalosos, al tiempo que califican de burla este proceder de la consejería de sanidad, pues no facilitan los datos que reflejan el sentir de la ciudadanía sobre la listas de esperas. Listas de espera que están “obligando” a los pacientes a acudir a la sanidad privada, cansados de esperar, que es otra forma de fomentar la privada desacreditando el servicio público.

 

Los resultados de este tipo de encuestas son herramientas para estar al tanto la situación del servicio, conocer las deficiencias, evaluar las demandas, corregir los errores…, siempre y cuando se hagan con criterios objetivos, honestos y, técnicamente elaborados de forma correcta. De lo contrario, como es el caso, sólo se trata de una manipulación de datos, una actuación deplorable para justificar la triste política sanitaria pública, que nos encamina cada día más, a la privatización total.

 

El hecho de que sea el propio Gobierno de Canarias, quien se ponga la nota de notable, en una de sus responsabilidades, no deja de ser un fraude a la ciudadanía, al ser premeditadamente preparada para obtener un resultado favorable, es como si cualquier persona tuviese que pasar un examen y, es él mismo quien se lo hace, haciéndose las preguntas cuyas respuestas ya conoce.

 

La situación de la sanidad pública en Canarias no puede examinarse, simplemente porque no existen ratios tan negativos para calificarla. Todo intento de plasmar un resultado positivo en el sistema sanitario canario, es la desesperación de los ineptos de justificar el trato de favor que recibe la sanidad privada, con la consiguiente descapitalización y abandono de un moribundo sistema público.

 

No es entendible que en un territorio, donde la sanidad privada tendría difícil la supervivencia económica por sus propios medios, ya que el bajo poder adquisitivo de la población no ofrece mercado suficiente para su subsistencia y, en cambio vemos como florecen como setas en el campo las clínicas privadas, consiguiendo suculentos conciertos con la administración, que no sólo les redunda en cubrir sus costes, sino que sus cuentas de resultados ofrecen beneficios para expandirse por otros países, en cambio se ponen todos los impedimentos posibles para que no se incremente la dotación pública. Esta sería una buena respuesta que tendría que dar el Gobierno de Canarias.

 

Otra respuesta que tendría que dar la consejería de sanidad, es el hecho de que las clínicas privadas tengan urgencias abiertas, es decir, que es la propia empresa sanitaria quien recibe al paciente, en este caso cliente, gestiona todas las pruebas y tratamientos, escapando de cualquier control riguroso de la administración pública, permitiendo que sea la compañía sanitaria quien aplique el protocolo que crea más adecuado, pudiendo optar por el que le sea más rentable para sus propios intereses.

 

También deberían responder por qué no se ha condenado y rechazado las declaraciones, del entonces Director General del Servicio Canario de Salud, Román Rodríguez, cuando afirmó que no se justifica la creación de un hospital público para el sur de Tenerife. O las declaraciones del entonces Consejero de Sanidad, Julio Bonis, cuando dijo que el sur ya tenía hospital, refiriéndose a la clínica privada de las Américas, y otros tantos disparates como se han dicho.

 

Así nos va con preguntas sin respuestas y, respuestas amañadas

 

Toño Linares

 

 






Publicado por ubara @ 17:51  | opini?n
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios