S?bado, 07 de febrero de 2009

Como primera medida, el diputado de IU Gaspar Llamazares ha remitido un escrito a la ministra de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino, Elena Espinosa, a la que insta a que adopte las medidas necesarias para obtener la "paralización cautelar urgente" de un proyecto que cuenta, recalca, con el rechazo de 56.000 tinerfeños, cuatro ex presidentes de la Autoridad Portuaria de Santa Cruz de Tenerife y de la ex ministra de Medio Ambiente, Cristina Narbona.

Así lo anunció hoy viernes José Ventura, miembro de la dirección insular de Izquierda Unida Canaria (IUC) en Tenerife, quien explicó asimismo que la formación política ejercerá las acciones legales necesarias en el caso de que se mueva "una sola piedra" para la construcción del macropuerto. Al respecto, explicó que se sumará a las denuncias y acciones penales anunciadas por Ben Magec en caso de que comiencen las obras.

IU demanda la paralización del proyecto fundamentalmente por cuestiones ambientales, dijo Ventura, que lamentó que haya tenido que ser Llamazares el que se convierta en el diputado por Santa Cruz de Tenerife ya que ninguno de los parlamentarios canarios ha presentado iniciativas relacionadas con el puerto de Granadilla. Al respecto, emplazó a diputados y senadores canarios a que planteen medidas si es verdad que están comprometidos con el medio ambiente.

Ventura hizo un llamamiento a la movilización de la ciudadanía para evitar que se construya un puerto que, de realizarse, pasaría a la historia como "un gran monumento al despilfarro y al malgasto público" y se perpetraría "un verdadero atentado ecológico". Además, recalcó que "se puede parar".

Respecto a los anuncios sobre el inmediato inicio de los trabajos, Ventura opinó que sería una temeridad que comiencen las obras cuando la Comisión Europea ha solicitado información complementaria al Gobierno español. No obstante, aclaró que el hecho de que comiencen los trabajos no implica que no se puedan paralizar.

El representante de IUC aseguró que el puerto sería ineficaz por el régimen de vientos en la zona y recalcó que no se han evaluado las consecuencias de la "macroinfraestructura" en el turismo del Sur de la Isla.

Recalcó que detrás del proyecto se esconde otro "pelotazo" que sólo beneficia a los grandes constructores, demandó que los recursos destinados a la infraestructura se destinen a los sectores productivos, y defendió la necesidad de que se articule un nuevo modelo de desarrollo económico que no se base en el cemento y que genere riqueza y empleo .

Pérez Ventura criticó que se utilice la construcción del puerto como argumento para la generación de puestos de trabajo en la actual situación de crisis y, afirmó que ese empleo, en cualquier caso, no sería estable. Además, recalcó que defender la construcción como vía de salida a la crisis sería profundizar en un modelo de desarrollo que ha sido “un fracaso”.

“Puede ser que se cree empleo con la construcción de la infraestructura pero también que se destruyan puestos de trabajo en el sector turístico”, enfatizó Pérez Ventura, quien retó a los que defienden la infraestructura a un debate público.

Así, estimó que la tasa del paro puede llegar al 25 por ciento en Canarias, lo que achacó al modelo económico de las Islas, basado en el cemento y en el turismo.
“Se ha optado por la especulación”, agregó Pérez Ventura, quien abogó por un modelo de desarrollo basado en la investigación o en las energías renovables que puede generar empleo más estable.

CARTA A LA MINISTRA

Gaspar Llamazares ha remitido un escrito a la ministra de Medio Ambiente y Medio Rural y Urbano, Elena Espinosa, a la que ruega “encarecidamente” a que ponga en marcha todos los procedimientos a su alcance con el fin de obtener la paralización cautelar urgente del proyecto de construcción del puerto de Granadilla.

Llamazares justifica la urgencia por la publicación de la conformidad del gobierno de Canarias con el proyecto, publicada el pasado 4 de febrero en el Boletín Oficial de la Comunidad.

El diputado de IU señala en el escrito que el puerto de Granadilla es un proyecto controvertido y recuerda que la Comisión Europea ha pedido explicaciones urgentes, “por lo que sería conveniente esperar a la entrega de las mismas y su valoración por la Comisión Europea”.

En la misiva, Llamazares explica que el muelle cuenta con la oposición de “56.000 tinerfeños con sus firmas, cuatro ex presidentes de la Autoridad Portuaria de Santa Cruz de Tenerife y de la propia ex ministra Cristina Narbona, como muestra la carta adjunta que la Secretaría de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio del PSOE envió en 2004 al alcalde de Granadilla de Abona”.

También detalla que la alternativa defendida por “gran parte de la ciudadanía tinerfeña” consiste en la ampliación del puerto de Santa Cruz de Tenerife.


Publicado por ubara @ 19:01  | Puerto de Granadilla
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios