Martes, 24 de febrero de 2009

El anuncio por la Autoridad Portuaria de Santa Cruz de Tenerife del comienzo de las obras del puerto industrial de Granadilla, constituye la culminación por ahora de toda una amplia gama de arbitrariedades, falsedades y actos de desprecio a la voluntad popular, ejercida por los sucesivos gobiernos, tanto centrales como autonómicos, que han detentado la dirección de este impopular asunto durante los últimos años.

Todo ha valido a la hora de justificar el proyecto. Desde mentiras evidentes como el agotamiento de las posibilidades de expansión del puerto de Santa Cruz, refutado en la práctica por las presentes obras de ampliación que duplicarán su capacidad, hasta las reiteradas declaraciones de que gracias a esta infraestructura, inútil e innecesaria, se crearían decenas de miles de puestos de trabajo, que incluso ellos mismos ahora han reducido a seiscientos; pero que, según los documentos técnicos del proyecto, apenas superarán los cincuenta, por el empleo de maquinaria que suplirá con mucho la mano de obra humana. Sin embargo, el engaño masivo ha calado en una sociedad en estos momentos golpeada por la crisis económica, con sus secuelas de cierres de empresas y aumento galopante del paro laboral, que está siendo manipulado obscenamente por los mismos que en gran parte han sido responsables de la situación.

Ahora la motivación del puerto es la crisis. Otro falso argumento, para tratar de “vender” su proyecto de siempre. Un proyecto que incide en el desarrollismo destructor del territorio, que se ha demostrado  históricamente que sólo ha servido para beneficiar a unos pocos. Se sigue apostando por obra pública destructiva en lugar de obras que resuelvan la verdaderas necesidades de la gente. Hay cientos de millones de euros para el macropuerto, pero no hay dinero, por ejemplo, para los hospitales del sur y del norte, o para pequeñas y necesarias obras de tipo social, que está comprobado que absorben mucha más mano de obra.

Otra mentira evidente fue la negación por parte de la Autoridad Portuaria de Tenerife de la ausencia de impacto ambiental en la obra de Granadilla, llegándose incluso a  negar la existencia de sebadales en la zona de construcción del puerto. Los mismos sebadales que ahora se han descatalogado de forma irregular y desoyendo las opiniones más expertas en materia de biología marina de las dos universidades canarias.

Y todo esto se ha llevado a cabo a pesar del rechazo mayoritario de la ciudadanía, demostrado en las sucesivas manifestaciones de 27 de noviembre de 2004, 26 de noviembre de 2005, 18 de noviembre de 2006 y 24 de noviembre de 2007, que reunieron a cientos de miles de personas en las mayores movilizaciones ciudadanas que han tenido lugar en toda la historia del Archipiélago. Sin olvidar la Iniciativa Legislativa Popular para la protección del litoral de Granadilla, que ha sido la que mayor respaldo ha concitado, más de cincuenta y seis mil firmas que el Parlamento de Canarias tiró literalmente a la basura.

Por todo ello, Asamblea por Tenerife se suma a la convocatoria de manifestación hecha por destacados componentes de la comunidad científica de la Universidad de La Laguna en contra de este proyecto especulativo e inútil. Manifestación que tendrá lugar el próximo 14 de marzo en Santa Cruz de Tenerife.

¡TODOS Y TODAS A LA CALLE EL 14 DE MARZO!

¡CONVIRTAMOS SANTA CRUZ EN UN RÍO HUMANO DE DIGNIDAD Y RESISTENCIA!


Publicado por ubara @ 12:13  | Puerto de Granadilla
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios