Domingo, 22 de marzo de 2009

La Opinión de Tenerife

De nombre propio Puerto de Granadilla y de primer apellido Plasencia. Así parece llamarse esta infraestructura que lleva más de 30 años intentando nacer y a la que se le atribuyen multitud de progenitores empresariales interesados en que vea la luz contra viento, marea, espacios protegidos y sebadales. Y es que entre los posibles beneficiaros que se barajan, a medida que van surgiendo datos sobre el puerto, sin duda es el apellido Plasencia el que más veces se repite.

BLANCA SALAZAR Las empresas adjudicatarias de la construcción del puerto de Granadilla, la propiedad de acciones vinculadas a la la planta de gas natural proyectada junto a ese puerto y la titularidad del suelo privado cercano a esas infraestructuras, tienen en común un mismo apellido: Plasencia.

El vínculo más novedoso y que más da de sí a medida que pasan los días, es el que existe entre esa familia y la titularidad de los terrenos privados próximos al puerto. En el primer vistazo al Catastro apareció a nombre de María Eugenia Plasencia Romero (hija del conocido constructor Antonio Plasencia) una parcela de 61.586 metros cuadrados ubicada en la denominada como Zona Especial Canaria (ZEC).

Al analizar con detenimiento la titularidad catastral de todo el suelo comprendido entre el polígono al que irían asociados el puerto y la planta de gas, la autopista y el límite del municipio de Granadilla con el de Arico, a esa parcela (la 258 del Polígono 7) se unió otra de 63.937 metros cuadrados también a nombre de María Eugenia Plasencia (e identificada como la número 251 del polígono 7).

Sin embargo, a esos 125.623 metros cuadrados de terreno en la zona que más se beneficiaría de la construcción del puerto de Granadilla, ahora hay que unir también dos parcelas que suman una superficie mínima de 645.520 metros cuadrados y que se encuentran ubicadas por encima de la autopista, próximas a la citada infraestructura portuaria.

Esas parcelas están registradas a nombre de la entidad mercantil Puzolana y Áridos de Tenerife, S.L., domiciliada en el centro comercial Punta Larga (en Candelaria) y cuya administradora única es también María Eugenia Plasencia Romero. La venta de esas fincas conocidas como Las Vegas y Hoya de Manuel Díaz y que originalmente pertenecían a varios miembros de la familia Guimerá, fue elevada a público en el año 2003.

Y aunque varias fuentes aseguran que la familia Plasencia tiene más suelo en la zona que habría sido adquirido en la década de los 90 y citan incluso una zona calificada en el Plan General de Ordenación de Granadilla como de extracción minera y que se sitúa cerca del puerto, sin embargo, lo cierto este periódico sólo ha constatado hasta el momento que la propiedad de suelo que lleva este apellido en las inmediaciones de la citada infraestructura portuaria, asciende en total a 771.000 metros cuadrados (sumando dos parcelas en la zona ZEC y otras dos por encima de la autopista).

Por otra parte, el vínculo más público entre la familia Plasencia y el puerto granadillero se corresponde con las obras del dique exterior, adjudicadas por la Autoridad Portuaria en noviembre de 2007 por valor de 114 millones de euros a la Unión Temporal de Empresas (UTE) que integran Fomento y Construcciones, SATO y Promociones Punta Larga, esta última de la familia Plasencia.

Por último, ese apellido también aparece entre los accionistas de Gascan (a través de la compañía Regional Canaria de Energía) la empresa que distribuiría el gas si se construye la regasificadora proyectada en Granadilla.

Datos curiosos del "si" y el "no"
Controversia. Los defensores a ultranza y los enemigos del puerto granadillero han generado varias teorías y leyendas oscuras.

Contra los del "no". Las más famosas contra los oponentes al puerto es que son "una pequeña parte de la población", los del "no a todo", los "enemigos del progreso" y "pagados desde Gran Canaria para hundir a Tenerife". La novedad es que el estereotipo caduco que define a los ecologistas como irresponsables, hippies y grifientos malolientes, está cambiando de forma notable al citarlos también como funcionarios con el sueldo asegurado y niños de papá.

Contra los del Sí. Y las lindezas más conocidas brindadas a quienes lo apoyan, es que esta infraestructura es "un pelotazo" que beneficiaría económicamente "a unos pocos empresarios" que, además, serían "los mismos de siempre" y que la masa que apoya la obra "no tiene sentido crítico" y opina "sin conocer el proyecto".

los del medio. Ese enfrentamiento visceral sucede ante la mirada atónita de gran cantidad de genete que no sabe si el puerto sería bueno o desastroso para el Sur y la Isla, así como de las autoridades europeas que tienen que decidir sobre su construcción y financiación.

Rocambolesco. Entre las situaciones rocambolescas de las últimas semanas destaca que el Gobierno descatalogara la parte de una especie marina protegida para hacer el puerto, ocultando los reparos técnicos contra esa desprotección. Que nada más empezar las obras de ese puerto que se nombra hace más de 30 años, el TSJC desencadenara su paralización hasta ver si la desprotección del sebadal es no legal. Que el presidente de Tenerife atribuyera esta suspensión a que los jueces están en Gran Canaria o como que la Televisión Canaria informara que a la manifestación contra el puerto fueron 2.000 personas cuando el mínimo oscila entre 22.500 y 25.000.

Puerto y teresitas. Además, ha trascendido que el puerto y el Caso Las Teresitas han confluido en el TSJC al aparecer documentos de ambos temas en un piso franco localizado en Santa Cruz, lo cual pone en el punto de mira a empresarios afines a ambos proyectos.


Publicado por ubara @ 10:27  | Puerto de Granadilla
Comentarios (1)  | Enviar
Comentarios
Publicado por barranda
Mi?rcoles, 25 de marzo de 2009 | 0:49
?QUI?N SE SORPRENDE?
!QUE VIVA LA REPUBLICA BANANERA! Y QUE LOS TINERFE?OS SIGUEN VIENDO TELE, YENDO AL FUTBOL, BEBIENDO Y DROGANDOSE....QUE VIVA LA REPUBLICA BANANERA....RebotadoRebotadoRebotadoRebotadoRebotadoRebotado