Lunes, 23 de marzo de 2009

Con la rotundidad que le caracteriza desde siempre, Cesar Rodríguez Placeres, coordinador del centro de la Cultura Popular Canaria, asegura que el entramado político y económico del paulinato tiene instrucciones claras para acabar con el Centro de la Cultura y con Radio San Borondón. "Para matarnos, no le dé usted más vueltas", asegura con vehemencia Rodríguez Placeres, mientras se presenta a sí mismo como un "prefallecido". Lo cierto es que su denuncia revela una sistemática de actuación por parte de esta Administración destinada a acabar con los díscolos, los críticos o "los que no se suman al pesebre".

FRANCISCO POMARES. LA OPINION DE TENERIFE | LA LAGUNA -

Llevo veinte años escuchando sus quejas y advertencias sobre la inminente desaparición del Centro, sus sufrimientos y dolores, pero lo cierto es que pasan los años y el Centro continua igual.

- No. Ya no. En estos momentos tenemos el 99 por ciento de posibilidades de desaparecer, al menos como lo que somos ahora. Creo que va a ser inevitable que vendamos todo y nos enroquemos en la casa de cualquiera de nosotros para intentar seguir resistiendo. Llevamos en pérdidas muy grandes desde 2004, tenemos absolutamente todo hipotecado, y con la persecución y la crisis ya no podemos pagar las hipotecas, ni los sueldos, ni otras muchas deudas. Hemos tenido que reducir personal, de cincuenta compañeros hemos pasado a treinta y vamos a tener que seguir reduciendo mucho más.

- ¿Y no tienen ustedes RIC de esa?

- La única reserva del Centro es nuestro patrimonio personal, que además es escaso, y ya lo hemos puesto todo. No nos queda nada más que poner.

- Usted ha responsabilizado al Gobierno de Canarias de provocar esta situación.

- Más que al Gobierno, al entramado político y económico que representa el Gobierno. Ese entramado tiene instrucciones muy claras de matarnos, de acabar con nosotros, no le dé usted más vueltas. Nos lo ratifican incluso los sectores más valiosos de Coalición Canaria. Van diciendo que es que no tenemos derecho a subvenciones porque no somos una asociación cultural, sino una sociedad. No nos están pagando las deudas porque entienden que cualquier inyección económica puede retrasar nuestra desaparición.

- Pero el Centro ha vivido durante muchos años de colaboraciones institucionales y municipales.

- Solo en un porcentaje minoritario. Nuestras entradas han sido generadas de forma autónoma, con la venta de los libros y discos, el alquiler de nuestros equipos de sonido, la organización de todo tipo de actos, recitales, festivales, de ferias del libro? Nuestra situación actual no es producto de que nos quiten esa subvención de 40.000 euros al año de la que tanto se ha hablado. Nuestro problema es consecuencia de que los departamentos del Gobierno y la mayor parte los ayuntamientos y cabildos en manos de esta gente, han recibido instrucciones de no hacer absolutamente nada con nosotros. Además, la crisis ha venido a servirles también de justificación para no pagarnos lo que nos deben.

- ¿Pero porque son ustedes tan molestos para esta Administración?

- También hemos tenido problemas y muchos cuando gobernaba el PSOE. Pero lo que diferencia a Coalición y al PP es la voluntad de exterminio, su obsesión de acabar con nosotros -y con cualquiera que se les enfrenta- a cualquier precio. Esta gente decidió acabar con nosotros hace ya diez años.

- Explique eso?

- Hace diez años se le quedó un teléfono abierto a la compañera Carmen Delia, que estaba hablando con el funcionario que llevaba en aquellos momentos la comisión de Fiestas en La Laguna, con la que el Centro colaboraba en la organización de muchos actos. Pues resulta que entró la señora Ángela Mena, la mujer del actual presidente Paulino Rivero, que era entonces la directora del Gabinete de la alcaldesa Ana Oramas, y cuestiono duramente al Centro porque "es que el Centro no se enrolla?"

- ¿Eso que quiere decir?

- Esperaban que nos prestáramos espontáneamente a colaborar para hacerles la campaña electoral a Coalición Canaria, en fin, lo habitual, lo que siempre esperan de aquellos con los que ´colaboran´. Ellos creen que porque paguen un dinero a cambio de un servicio que se les presta, o porque colaboren con proyectos que se les ofrecen, además tenemos que hacerles publicidad, darles un baño de imagen. Y nosotros no hacemos eso.

- ¿Y a partir de ahí empezaron sus problemas?

- A partir de ahí se acabaron las colaboraciones y prestaciones de servicios con Coalición en el Ayuntamiento de La Laguna, pasaron a alquilarle los equipos de sonido a otras empresas? alguna vinculada a familiares de políticos de ATI, igual que han hecho ahora, que el Gobierno le ha quitado a los libreros la dirección y organización de la Feria del Libro, para dársela a Tecnoempleo, una empresa que creo que sigue siendo de Paco Almeida, que ha sido una significada figura de Coalición. Este es el sistema que utilizan, así es como van las cosas, y a quien no pasa por ahí, pues lo exterminan.

- ¿Y han recibido muchas presiones?

- Nunca hemos aceptado ni chantajes ni ofertas para cambiar nuestra línea. Hace unos años nos reunió el director general del Libro, Chema Aguiar, y después de que le explicáramos lo que éramos en el mundo de la Cultura y nuestros objetivos, él nos dijo que realmente había convocado la reunión para hablar de Radio San Borondón, para que se abriera más a Coalición, que él venía como representante de Coalición, y que la siguiente reunión ya sería con Adán Martín, que era el presidente del Gobierno.

- Describe usted una situación realmente viciada. Algo más propio de una república bananera.

- Sí.

- Supongo que no deben estar muy contentos con el papel de Radio San Borondón?

- Nosotros venimos haciendo radio desde los años 80, en Radio Cadena primero y Radio Nacional y la SER después, siempre bajo el nombre de San Borondón. Tuvimos que dejarlo en alguna época, por falta de tiempo, y es cierto que desde que comenzamos a emitir por nuestros propios medios la persecución contra el Centro arreció y se hizo mucho más asfixiante.

- Quizá por el tono critico de la radio.

- Nunca hemos recibido una denuncia. Ni una, porque lo que decimos es siempre absoluta verdad. Denunciamos con la verdad que todo esto se haya convertido en un esperpento.

- ¿Y su posición contra el Puerto de Granadilla? Siempre he creído que ustedes pasaron de ser una asociación incómoda a una asociación a exterminar, cuando se pusieron al frente de la protesta ciudadana contra el Puerto de Granadilla.

- Es posible. Pero nosotros lo mismo denunciamos lo de Cho Vito que un problema concreto de un vecino. En cuanto al Puerto de Granadilla, siempre hemos denunciado que se trata de un pelotazo, que el interés último de esta infraestructura es hacer un negocio parecido al de Las Teresitas, incluso con algunos de sus mismos protagonistas. Mire, tenemos unas declaraciones de Antonio Machado Carrillo, persona a la que aprecio, pero que creo que ha cometido el error de aceptar llevar la dirección de la Fundación Medioambiental del Puerto de Granadilla sin creer en absoluto en el Puerto, y en las que dice que ésta "es una tierra de especuladores y siempre lo será". Las pongo con frecuencia en Radio San Borondón. Y otras en las que Alberto Brito, el reconocido catedrático lagunero de prestigio internacional, desvelaba como algunos informes fundamentales para la legalidad del puerto fueron realizados por ex-alumnos suyos bajo presiones, y que le habían llamado disculpándose con él. Por esto se hace prioritaria la nueva declaración medioambiental solicitada por el PSOE.

- Hace unas semanas cientos de intelectuales y ciudadanos de las islas salieron a defender al Centro en un manifiesto en el que se denunciaba la persecución contra ustedes?

- Nos ha apoyado muchísima gente, pero también hay mucha gente que se ha quedado en silencio ante los desmanes y las corrupciones que inundan Canarias. Yo creo que se ha comprado la lengua y la dignidad de la mayor parte de los que podríamos denominar intelectuales canarios.

- ¿Y que opina usted del Septenio?

- Se reduce a un montaje de imagen y marketing. Y el colmo del surrealismo acaba de llegar con la convocatoria urgente de un concurso para que una empresa externa defina la política cultural a la Viceconsejería de Cultura del Gobierno de Canarias. Hasta esto lo privatizan, y estamos a la espera de conocer a la empresa que va a resultar ´afortunada´. Nosotros fuimos a un encuentro del Septenio que organizaron en La Palma y creo que la mayor parte de todos los que estuvieron allí coincidían en considerarlo un montaje publicitario, excepto -claro- los apesebrados.

- Se le acusa de haber cerrado al centro a otras influencias?

- Es absolutamente falso. En nuestro seno confluyen personas de todas las tendencias políticas. En la actualidad, nombres como Pedro Anatael Meneses, Francisco Tarajano, Chano Álvarez Cambreleng, Francisco de la Barreda, José Manuel Rivero, Carlos Castilla o Manuel Marrero, testimonian nuestro carácter plural e independiente.

- ¿Y usted de qué tendencia política es?

- Mire, lo que pienso y lo que soy lo sabe todo el mundo.

- ¿Pero está ahora cerca de algún partido o grupo político?

- No apoyaré nunca incondicionalmente a ningún partido. Estimo prioritario el sanear esta democracia de muy baja calidad que padecemos, para lo que hay que acabar con la corrupción generalizada y el proceso de descerebramiento masivo de la sociedad. En ese sentido apoyo fundamentalmente dos estrategias. Por un lado lo que representa López Aguilar y la gente que le está siguiendo dentro del PSOE. Me parece un proyecto honesto, y además, me parece curioso que le quieran poner el perfil de radical, cuando es un hombre moderado, que continuamente se declara socialdemócrata. El dice lo que todos pensamos sobre la corrupción en Canarias, lo que pasa es que la mayoría lo calla. Le preguntan por Paulino Rivero y dice que es un hombre semianalfabeto, que no aguanta una conversación mínima. Y es que eso es lo que es, un rebenque, y de verdad que no lo digo por ofenderlo, sino porque eso es lo que es, lo que pensamos todos y no se dice, porque una buena parte de canarios o está en el pesebre o teme represalias. La otra estrategia que apoyo, tan importante como la anterior, es la conformación en todo el archipiélago de lo que llamo "la cuarta pata" de la política canaria, en base a la creación de un frente amplio de las fuerzas progresistas al margen del PSOE, una coalición de las decenas de partidos que permanecen en su mayor parte sin representación institucional por su incapacidad generalizada para unirse por la labor disolvente de algunos individuos que nosotros etiquetamos como ´la siniestrona´. Esta cuarta pata permitiría aglutinar numerosos votos, como ya se demostró con la UPC, y constituir pactos de progreso como los que ya se han dado en Gran Canaria entre Nueva Canarias y el PSOE

- ¿Necesita Canarias una regeneración democrática?

- Este Gobierno mantiene la democracia absolutamente secuestrada. Intentar que aquí se consolide una democracia normal, gobierne quien sea, pero en la que de verdad decidan los ciudadanos, es una tarea cada día más necesaria.

- ¿Qué opina usted de este soberanismo que se nos ofrece ahora desde algunos sectores de Coalición?

- Zerolo sólo ha amenazado con construir un partido independentista para salvarse él tras las acusaciones de Las Teresitas. Es una cortina de humo. Antes no decía nada de eso. Es lamentable que José Rodríguez Ramírez escriba surrealistas editoriales en El Día hablando de soberanía ¡contra Gran Canaria!. Para El Día y su corte de aduladores parece que el problema de fondo de esta región es quitarle el ´gran´ a Gran Canaria. ¿Qué fiabilidad nacionalista puede tener esto? Lo que me asombra es que un histórico del nacionalismo como Antonio Cubillo le siga el juego, y pierda su prestigio y su dignidad plegándose ante un hombre tan profundamente ignorante como José Rodríguez.


Publicado por ubara @ 21:04  | opini?n
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios