S?bado, 25 de abril de 2009

En el conjunto del Estado, uno de cada cinco parados tiene menos de 25 años, el colectivo con menos posibilidades de encontrar trabajo. La tasa de desempleo juvenil se situó en el 35,66%, más del doble de la tasa global, en el primer trimestre de 2009, cuando se superaron los cuatro millones de parados, el 17,36% de la población activa.

En total, 808.500 jóvenes entre 16 y 24 años están sin trabajo, según la Encuesta de Población Activa publicada ayer, 308.000 más que hace un año. Entre enero y marzo fue el grupo en el que más empleo se destruyó. La situación más acuciante se da en Canarias, con el 47% de ellos en la cola del paro, Extremadura (44,8%) y Andalucía (43%).

Los jóvenes son, a juicio de los expertos, los que encuentran mayores obstáculos en el mercado laboral. Cada día hay más candidatos y los empresarios demandan trabajadores algo más mayores, con más formación y experiencia, pero hasta los máster más valorados han dejado de ser garantía de empleo.

Las regulaciones de empleo, despidos y cierres de empresas han lanzado al mercado candidatos muy válidos, explica a Efe Encarnación Maroño, Directora de Organización, Selección y Calidad de Adecco.

"La inexperiencia y la juventud, que tienen sus puntos positivos para la empresas, deben competir con candidatos de treinta años, con una trayectoria de cuatro y seis años de experiencia, y eso hace que los más jóvenes se encuentren en condiciones desfavorables", añade esta directiva.

El ajuste laboral ha reducido la contratación temporal casi a la mitad desde el pasado verano, según Maroño. Las empresas han optimizado al máximo sus plantillas y buscan apoyo externo de forma muy puntual. "El trabajo temporal ha dejado de ser un proceso de selección de candidatos, una cantera para cuando necesite trabajadores".

En esta coyuntura, afirma, "los jóvenes son los que cuentan con menos posibilidades en cuanto a puestos estables y con proyección dentro de una compañía".

Un estudio de Randstad sobre el empleo de los jóvenes señala que sus puntos fuertes son su disposición a cambiar de ciudad o país por un empleo y el manejo de las nuevas tecnologías. Un 71% utiliza la Red para buscar y un 40% invierte más de tres horas al día en ello. Sólo un 24% acude a los servicios públicos de empleo.

El colectivo de menores de 25 años constituyó el primer trimestre de 2009 un 30,5% de nuevas altas en el portal Infojobs.net. Casi un tercio con estudios superiores: Licenciados, ingenieros, diplomados o en posesión de un máster o postgrado. Sólo el 5% no tenía estudios.

Los jóvenes, señalan en Randstad, son conscientes de la situación del mercado, "así que están predispuestos a aceptar cualquier empleo, con tal de trabajar".

Pero hasta las ofertas tradicionalmente para estudiantes han dejado de serlo.


Publicado por ubara @ 19:02  | Canarias
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios