Martes, 28 de abril de 2009

Rafael Correa ha ganado de nuevo la presidencia de Ecuador en las elecciones presidenciales, esta vez en primera vuelta, si se confirman los primeros datos oficiales ofrecidos por el Consejo Nacional Electoral (CNE).

Con el 70,36% escrutado, Correa obtiene 51,72% de los votos, mientras que su más directo competidor, el ex militar y ex presidente Lucio Gutiérrez, obtenía el 27,98% de las papeletas.

En votos, Correa, del movimiento Alianza País, ha logrado, hasta el momento, 2.530.813 votos, y Gutiérrez, del partido Sociedad Patriótica, 1.369.124. En el tercer lugar de la votación figura el magnate bananero Alvaro Noboa, con el 11,61%, seguido de la socialista Martha Roldós, que obtiene el 4,51%. En el quinto lugar aparece el independiente Carlos Sagñay, con el 1,68% de los votos, seguido de la evangélica Melba Jácome, con el 1,34; el izquierdista Diego Delgado, con el 0,6; y el socialdemócrata Carlos González, con 0,5 %.

Estos resultados vienen a constatar lo que preveían las encuestas electorales, Correa consigue su reelección en primera vuelta, para lo que necesitaba la mayoría absoluta de los votos válidos o el 40% de los votos con una diferencia de 10 puntos porcentuales sobre el segundo. Los sondeos a pie de urna preveían para Correa entre el 54 y el 56% de los votos, mientras que a Gutiérrez le daban entre el 19 y el 31%.

Otro triunfo para Correa

En sus primeras palabras, Correa, desde Guayaquil, la principal ciudad del país, donde esperó los resultados, ha agradecido a los ecuatorianos la confianza que le han vuelto a dar, "un apoyo histórico", ha dicho. Ha prometido que, como ha repetido, su "opción preferencial (en el nuevo mandato) son los pobres y los más débiles".

"Hoy nuestro compromiso se ha renovado, sobre todo con los más pobres de la patria"

Correa, que entró en la arena política en el 2005, escribe una página más en su libro de triunfos electorales, pues el respaldo del pueblo a este economista de 46 años se ha repetido en cada una de las seis últimas convocatorias a elecciones desde 2006.

En el 2006, cuando Correa asumió el poder, los partidos políticos tradicionales, como el Social Cristiano, el Roldosista Ecuatoriano y la Izquierda Democrática, entre otros, tenían amplia influencia en la arena política del país. La llegada de Correa al poder marcó un cambio en el tablero electoral, caracterizado por la pérdida de espacio de los partidos tradicionales, el aislamiento a grupos sociales antes influyentes, como la Confederación de Nacionalidades Indígenas, y la entrada en escena de nuevos actores sociales.

"La revolución ciudadana"

Correa ha  calificado su triunfo de "paso histórico" para consolidar su proyecto de "revolución ciudadana" que "está en marcha y nada y nadie la detiene" en su camino hacia el Socialismo del Siglo XXI, ha dicho. "Ratificamos: somos bolivarianos y alfaristas (en referencia la prócer ecuatoriano Eloy Alfaro) y hoy nuestro compromiso se ha renovado, sobre todo con los más pobres de la patria", ha indicado.

Se ha congratulado del éxito ya que, ha recordado, llegó al poder en el 2006, "sin un movimiento estructurado, a diferencia del presidente Hugo Chavez, que pasó años estructurando su movimiento antes de llegar al poder".

Aunque ha llamado a "una gran concertación nacional", ha advertido de que "por ética y principios, hay excepciones", es decir que no está dispuesto a mantener acuerdos con sus rivales Gutiérrez o Noboa porque sería una "traición" si tratase de hacer acuerdos con la clase política "que juega con la miseria del pueblo".


Publicado por ubara @ 18:02  | Exterior
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios