Mi?rcoles, 02 de diciembre de 2009
Con la expulsión de un grupo de ciudadanos colombianos y brasileños que practicaban la minería ilegal en el Parque Nacional Yacapana, en el sur del país, Venezuela ejerció su soberanía en defensa del medio ambiente, según expresó el vicepresidente de ese país suramericano, Ramón Carrizález.

En declaraciones ofrecidas a teleSUR, Carrizález ratificó la decisión de expulsar a los mineros, al destacar la importancia de Yacapana, que, ubicado en el sureño estado Amazonas, esuno de los reservorios naturales más importantes del Venezuela.

El vicepresidente venezolano destacó que la Fuerza Armada de su país realiza operaciones en la citada reserva natural para hacer frente a la minería ilegal, flagelo que ha ocasionado daños a la naturaleza que, en algunos casos, pudieran ser irreparables.

"En el parque Yapacana la Fuerza Armada Bolivariana se encuentra realizando operaciones para combatir la minería ilegal, un fenómeno que se ha desarrollado en esa zona con mineros de Brasil, Colombia, Ecuador y otros países que han causado destrozos en este monumento natural, incluso algunos que pudieran ser irreversibles desde el punto de vista ambiental", sostuvo Carrizález.

Las declaraciones del alto funcionario venezolano salen al paso a los señalamientos realizados por el ministro de Defensa de Colombia, Gabriel Silva, quien calificó la decisión soberana de Venezuela como una violación al derecho del trabajo.

Consideró que el ministro de Defensa colombiano está en plan de guerra y se ha expresado sobre la decisión venezolana en términos de fines políticos, pretendiendo acusar al Gobierno de Venezuela de haber desalojado a "humildes trabajadores" del estado Amazonas.

"No es como lo trata de hacer ver el gobierno colombiano que habla del cierre de una mina y que dejaron desempleados a un montón de humildes de trabajadores, porque en el estado Amazonas está prohibida la actividad minera. Están utilizando a esta gente con un fin político, como suelen ellos utilizar al pueblo necesitado", dijo Carrizález en su diálogo con teleSUR.

Enfatizó que, en el caso contrario, el Gobierno colombiano podría expulsar y entregar a ciudadanos venezolanos en caso de encontrarles realizando actividades en perjuicio del medio ambiente, porque "todos los países están en el derecho de preservar el ambiente y su soberanía".

Además, sostuvo que la postura colombiano sobre la expulsión de los mineros ilegales forma parte de un "esquema de agresión permanente contra Venezuela, envalentonado por el soporte que tiene por la presencia de las Fuerzas Armadas de los Estados Unidos en ese país".

Agregó que Venezuela denunciará este tipo de acciones que se impulsen en su contra, las cuales, insistió, están en el contexto de una guerra mediática y psicológica contra el país.

"Estamos dispuestos a defender nuestro territorio, pero es importante denunciarlo, porque no tiene sentido que una actividad rutinaria en este país, como es el desalojo de los ilegales de la minería, de la gente que anda depredando el ambiente, sea utilizado dentro de un esquema de guerra mediática y psicológica, de amedrentamiento y de amenaza al país", sentenció Carrizález.

Además, el vicepresidente venezolano contrastó la actitud colombiana con la del Gobierno brasileño, del que funcionarios colaboran en conjunto con las autoridades venezolanas para combatir la actividad ilegal minera en la Amazonia.


Publicado por ubara @ 22:53  | Venezuela
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios