S?bado, 02 de abril de 2005
CC se abstuvo en la votaci?n de la propuesta del macho Soria para que la C?mara instara al Gobierno a impulsar La Gran Marina. As?, con los votos contrarios de los psocialistas y de los cuatro diputados idos de CC, hubo de envain?rsela.



Les tengo dicho que en cuanto el se?orito se desabriga, se constipa. No gana una en la confrontaci?n pol?tica directa. Me lo descalabran de fijo fuera de las cuatro paredes (las de su partido o las del Cabildo, como antes las del Ayuntamiento) dentro de las que le permiten imponerse y al que se mueva me lo echan. Dicen que es un tipo neur?tico y vengativo hasta la crueldad y que lo temen. Ah? ni entro ni salgo, si bien el chisme confirma que no adornan su talante prendas como la sutileza pol?tica o la inteligencia para eludir derrotas cantadas de antemano. Entr? en la pol?tica por arriba, sin curtirse en la puta base y es, por encima de todo, un bluff medi?tico con cargo a nuestros impuestos.

Sin embargo, a veces, llevado de mi buen coraz?n, me resisto a creer que sea tan zoquete. Aunque tal ser?a si esperaba que CC se dejar?a granmarinar as? como as?; sobre todo, despu?s de marcar Mauricio las distancias con maximalismo ?stmico del que ya se vislumbra el fastuoso desmarque de Arn?iz que dejar?a el tr?o en d?o.

Pero es que, adem?s, Soria quiso convertir el debate del estado de la nacionalidad en otro, monogr?fico, contra Zapatero, cosa que no gust? a CC. No por cari?o al presidente de Espa?a, claro est?, sino porque podr?a llen?rsele a ?ste la cachimba y no considerar de recibo que una parte del Gobierno canario, el PP, lo insulte para agradar a Acebes, Zaplana y Rajoy, los tres bajo el com?n denominador de Aznar; mientras la otra, CC, pone su mejor cara en la mesa de negociaciones. Ya les dije que Soria no respeta que a Ad?n Mart?n le corresponde marcar las pautas de la acci?n del Gobierno. Adem?s de despreciar los problemas isle?os al extrapolar cuestiones que no nos tocan de cerca y en las que hay mucho de problemas personales que ni nos van ni nos vienen. Por m?s que pudiera tocarnos si a la larga prospera el intento de los populares de crear un clima guerracivilista en el pa?s con esas historias de iglesias perseguidas y dem?s. Por lo visto, esta derecha cavernaria no escarmienta. Y Soria est? en la operaci?n. El que avisa no es traidor sino avisador, repito.

La interferencia soriana en el di?logo con Madrid carga de raz?n a quienes dentro de CC quisieran liberarse de un pacto inc?modo, lo que es un problema a?adido. Y encima se descuelga Soria con la propuesta del istmo, que colmaba el vaso. Para empezar, destroz? el intento nacionalista de presentar propuestas conjuntas CC-PP que pudieran aceptar tambi?n los de Nueva Canarias y dar imagen de firmeza en los criterios de los socios y de unidad nacionalera en lo fundamental, a pesar de las disidencias. Eso, por un lado; por el otro, no puede permitir CC que, adem?s de enciza?ar las relaciones con Madrid, se descuelgue el Parlamento con un cierre de filas en defensa del capricho de Soria frente a la Comisi?n Europea, que considera ilegal el concurso del istmo. Ya hay riesgo de sanciones, con p?rdida de fondos europeos, para el Ayuntamiento, el Cabildo y el Puerto y no parece conveniente que se involucre el Gobierno.

Si Soria no es un zoquete, sab?a que la propuesta granmarinada estaba condenada al fracaso. Por lo que me coloca, el hombre, en la molesta tesitura de considerarlo eso, zoquete, o de pensar que no le importaba el fracaso aqu? con tal de agradar all? a Aznar y los suyos.

Pueden elegir lo que crean m?s probable en el fiasco de Soria; incluso otras posibilidades que se me puedan haber pasado. Pero convendr?n que ha demostrado que nuestros asuntos se la traen floja. ?l est? en la guerra de su promoci?n personal.

Lo dice:Jos? A. Alem?n, Canarias ahora. (01-04-05)
Publicado por elmachal @ 9:10
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios