Viernes, 03 de junio de 2005
EL TANQUE ?monumento o adefesio?
El pleno del martes reabri? el debate sobre los atractivos de este espacio cultural al que el concejal del PNC ?ngel Isidro Guimer? defini? como un simple cilindro de metal que hay que desterrar. En los dos ?ltimos a?os no se ha celebrado actividad alguna, pero su mantenimiento cuesta al a?o 600.000 euros.

Quiz?s el socialista Ramiro Cuende no sab?a lo que el visitante se iba a encontrar cuando invit? en el pleno del pasado mi?rcoles, hasta con orgullo, a visitar el Espacio Cultural El Tanque para conocer sus atractivos, porque "muchos de los que hablan de ?l quiz?s nunca han estado en ?l", advirti?, algo que disculp? con otro comentario ir?nico: "Hay quien mira los cuadros al rev?s porque no ve la firma. No pasa nada, est? detr?s".

El edil del PNC ?ngel Isidro Guimer? reabri? en la sesi?n del martes el debate sobre la idoneidad de El Tanque, un "simple bid?n", al que tambi?n se refiri? como "cilindro de metal", que a su juicio se interpone en el desarrollo urban?stico de Cabo-Llanos, con independencia de que el ayuntamiento haya cerrado un acuerdo con la asociaci?n de vecinos del lugar para respetarle su concepci?n de "arquitectura ef?mera". Para el edil, "se trata de un capricho de un responsable pol?tico y su familia que ha obligado a modificar el trazado para dar fluidez al tr?fico del lugar y que carece de sentido".

A pesar de que Guillermo D?az Guerra, del PP, intent? sortear el vendaval y apuntar que "ni lo queremos ni lo rechazamos"; luego, su compa?era Maribel O?ate le tir? por tierra su esfuerzo diplom?tico y casi le enton? un riquirraca a El Tanque, "un monumento" que viene a recordar que all? estuvo la Refiner?a, empresa que "amamant?" a miles de familias chicharreras. Pero esos argumentos no convencieron a Guimer?, que sac? n?meros y concluy?: "En los dos a?os que llevo en el ayuntamiento no se ha celebrado ni un acto en el bid?n. Por si fuera poco, su mantenimiento nos cuesta al a?o 600.000 euros". En su lugar, prefiriere un gran parque p?blico.

Sobre su utilidad, hasta el portavoz del PNC, Guillermo Guigou, se atrevi? a cuestionar sus virtudes: "La reverberancia del sonido impide celebrar conciertos en su interior; tampoco se puede clavar un cuadro en su per?metro".

Sin embargo, la idea de desterrar El Tanque cay? en saco roto con el rechazo de todos, salvo del PNC. Sin esperar a que Ramiro Cuende formalice su invitaci?n para conocer este espacio, como "viaje fin de curso", EL D?A se adentr? ayer en las entra?as de un lugar que tantos elogios ha cosechado entre arquitectos e intelectuales.

Desde la calle Fuente de Santa Cruz, un t?nel de aeropuerto nos invita a un viaje a otra dimensi?n, a pesar de que obviamos la recomendaci?n que figura en la puerta para acceder en los horarios establecidos. Una vez sorteada la rampa, se abre un espacio ?rido y casi des?rtico. Un solar desde el que se aprecia que la segunda torre de 36 pisos, propiedad de Candesa, se abre paso hacia el cielo de Santa Cruz junto a la de Ferrovial.

Desde ah?, enfilamos el camino hacia el "t?nel" que lleva a El Tanque y lamentamos que en el cartel de la entrada no se a?adiera otra recomendaci?n: "Tr?igase una guada?a para cortar los rabos de gato que circundan el lugar". Nada m?s adentrarnos al foso hormigonado, la puerta forjada entreabierta alimenta la curiosidad, y avanzamos por el "agujero negro", mirando atr?s, no fuera que la puerta la cerrara alguien sin saber de nuestra presencia. A la derecha, en la que seguramente fue su taquilla, a?n se conservan dos sillas, una de ellas de ruedas, seg?n parece, a pesar de entrar deslumbrados, por el sol, y de estar llenas de telas de ara?as. Ya dentro, se abre el museo de la oscuridad y el silencio, que se alimenta del eco de los trabajadores que se entregan a retirar un sinf?n de residuos que quiz?s quedaron de la ?ltima exposici?n. De nuevo desandamos el camino y, justo bajo el umbral, una gota de agua cae sobre nuestras cabezas denunciando las humedades que adornan la entrada hormigonada, lo que quiz?s ha provocado incluso el herrumbre de algunas de las puertas del per?metro
Publicado por ubara @ 16:01
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios