S?bado, 04 de junio de 2005
Gigantescas columnas de polvo se han podido observar esta semana sobre varios barrios del municipio de G??mar. Su origen es la actividad minera a cielo abierto que se desarrolla en el barranco de Badajoz para la extracci?n y machaqueo de ?ridos.

Como es sabido la mayor?a de estas empresas trabajan en la zona desde hace d?cadas sin la preceptivas autorizaciones, y sin que exista siquiera unos programas de restauraci?n ambiental para los gigantescos socavones que se han generado en esos barrancos. En varias ocasiones el ayuntamiento de G??mar se ha presentado en algunas de esas instalaciones con orden de precintarlas, llegando a realizarse el precinto varias veces, aunque a primera hora del d?a siguiente ya los precintos hab?an sido retirados y se continuaba la actividad sin reparo alguno.

Llama la atenci?n, sin embargo, que una de las canteras que se sit?a cerca de la autopista sea la ?nica que efectivamente ha sido precintada desde hace alg?n tiempo y actualmente contin?a cerrada, cuando era una de las que -acaso por encontrarse cerca de la autopista- m?s medidas de control llevaba a cabo y menos molestias produc?a por polvo y dem?s.

El da?o tan terrible que no s?lo al paisaje, sino a la agricultura, a la ganader?a y a zonas residenciales del municipio est? produciendo esta actividad, a todas luces incontrolada, resulta muy dif?cil de justificar cuando existen medidas de control relativamente sencillas que evitar?a estas gigantescas columnas de polvo que, entre otras cosas, constituyen un riesgo para la salud de muchas personas y hacen muy penosas las condiciones de vida de mucha gente.

Y no es que esos empresarios no dispongan de recursos para afrontar los gastos de esas medidas de control. Se trata de que en esta isla, en Tenerife, hay empresarios que act?an bajo la m?s absoluta impunidad, que adem?s van por ah? presumiendo de tener mucho dinero, tanto que de hecho ahora van a comenzar a prestarnos ese dinero -procedente de impuestos no pagados (la RIC)- para obras p?blicas que adem?s har?n ellos mismos, que despu?s tendremos que devolverles con intereses. Es que esos empresarios son los que sostienen a los partidos pol?ticos representados en las instituciones, acaso gracias a esas inyecciones econ?micas, y evidentemente ninguno de los grandes partidos quiere morderle la mano a quien les da de comer.

Pero lo de G??mar ya se est? convirtiendo en un problema sanitario al que no se le podr? seguir dando las espalda eternamente. Acaso como en El Riquel, ser?n los ciudadanos los que tendr?n que plantarle cara a este problema directamente porque los que cobran para que se cumplan las leyes siguen mirando respetuosamente para otro lado, cuando se trata de meterle mano a los empresarios a los que, en muchos casos, les deben sus cargos p?blicos porque les han puesto ah? precisamente para eso. Para cubrirles las espaldas por muy grandes que sean la barbaridades que hacen.
Publicado por ubara @ 16:07
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios