Jueves, 21 de febrero de 2008
FORO CONTRA LA INCINERACIÓN


"La autoridad gubernativa protegerá las reuniones y manifestaciones frente a quienes trataren de impedir, perturbar o menoscabar el lícito ejercicio de este derecho"
Ley Orgánica 9/1983, de 15 de julio, reguladora del Derecho de Reunión

Tres coches de la policía de Zerolo, además de algún motorista, arremetieron la mañana de este miércoles, navaja en mano y en actitud chulesca y provocadora por parte del suboficial Nº 34 -sobre todo-, contra las pancartas de los opositores a bomberos concentrados frente al Cabildo desde hace más de un mes de forma completamente legal y pacífica.

En fin, que nosotros siempre hemos dicho desde aquí que antes de cuestiones medioambientales gravísimas que nos afectan, antes de los grandes pelotazos y esas cosas de corrupción que tanto abundan, la defensa de los derechos fundamentales de la gente -que pareciera mentira tener que estar hablando de esto todavía- debiera ser una prioridad para cualquier persona decente se mire por donde se mire el asunto. Y el derecho de cualquier individuo a protestar -con razón o sin ella- por cualquier cuestión por la que pudiera sentirse agraviado, habría de ser un principio fundamental, no sólo a respetar, sino a proteger por parte de las autoridades tal y como, por otro lado, está recogido en las leyes que que desarrollan los primeros artículos de la Constitución Española.Aquellos que se refieren a los derechos fundamentales de la gente.

Y ya se sabe que en esta Isla esencialmente no hay oposición política, no hay prensa libre ni democrática y el asunto judicial generalmente se muestra contaminado desde el momento en que los políticos eligen a los jueces que, en un momento dado, habrían de juzgarles. Y se sabe también, o al menos lo deduce cualquier persona que tenga ojos para ver, que como éstos trillizos se hagan con el control de la policía y de la última instancia judicial, sería bueno ir guardando esas pateras por ahí, convenientemente engrasadas, dado que probablemente mucha gente tendrá, o tendremos, que salir pitando de nuestra propia tierra y poner los pies en polvorosa.

Y así son las cosas y así se las hemos contado.

COMUNICADO

El grupo de Bomberos que están a las puertas del Cabildo desde hace 40 días, después de que se demostrara judicialmente que se les había robado su puesto de trabajo, falsificándoles absolutamente todo, quieren comunicar a la opinión pública los siguiente:

Después de 8 días seguidos de acoso policial incalificable en un estado de derecho, hoy el Sr. Ricardo Melchior , que se presenta a estas elecciones para defender los supuestos derechos de los canarios, y a pesar de esa cara angelical que tiene, que bien recuerda al afable y bien intencionado abuelo de Heidi, se nos ha enviado desde el Cabildo, a 3 patrullas de la policía local, y en la que apenas sin mediar palabra, el suboficial agente N.º34 recordando a los mejores tiempos de la Dictadura , sacó una navaja y nos arrancó todas las pancartas, violando a lo bestia tanto el artículo 21 de la Constitución , como la introducción y los artículos 1,3 y 5 de la Ley Orgánica del derecho de reunión .

Al margen de la correspondiente demanda judicial que presentaremos en estos días contra este suboficial Nº 34 de la policía local , que con tanto esmero sigue las instrucciones que le dictan a pesar de su ilegalidad, volveremos mañana mismo a las puertas del Cabildo y para ello avivaremos el ingenio lo suficiente para contrarrestar la falta de vergüenza. El presidente de este Cabildo, parece ser que actúa semejante a los avestruces que ante un problema grave esconden la cabeza bajo tierra, creyendo con ello que el problema no va con él.

A lo mejor hay quien cree que sin argumentos y por la fuerza, y a base de intentar silenciarnos y coaccionarnos, vamos a desistir de nuestros legítimos derechos. Ante eso, nosotros mantendremos la fortaleza de ánimo ante unos hechos que aquí, en Sebastopol, o en Marte, son un auténtico BOCHORNO


MAS INFORMACIÓN Y FOTOS
Publicado por ubara @ 10:46
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios