S?bado, 22 de marzo de 2008

“Un español que perteneció a Fuerza Nueva se convierte en el ‘cerebro gris’ de Chávez”. Este artículo, publicado en su edición del domingo 25 de noviembre, se ha convertido en un quebradero de cabeza para ABC. Con una llamada en portada alertando de que “un grupo de profesores españoles diseñan en la sombra la Venezuela de Chávez”, el texto incidía especialmente en el presidente de la Fundación CEPS, Roberto Viciano. A Viciano se le acusaba de haber pertenecido al grupo ultra Fuerza Nueva, un pasado que sin embargo no le habría impedido dar un giro de 180 grados, y convertirse en el “cerebro” de la reforma constitucional venezolana.

Todo ello en una nota donde la abundancia de juicios de valor y calificativos (populismo atroz, veleidad caudillista...) ignoraba el viejo principio de separar los hechos probados y la opinión. La noticia era falsa. Que la prensa española tiende a no tener muy en cuenta la verdad a la hora de hablar de Venezuela es algo que ya hemos señalado en estas páginas. La novedad, en esta ocasión, es que la manipulación ha sido condenada judicialmente. En diciembre, el juzgado nº 15 de Valencia condenó que se publicasen hechos inciertos sin la menor labor de comprobación.

Se obligó por ello al diario a decir justo lo contrario: que “el profesor Roberto Viciano (...) no ha sido nunca militante de Fuerza Nueva” y que “ni el profesor Viciano ni la Fundación CEPS han redactado ni inspirado la reforma constitucional que se sometió a la consideración del pueblo venezolano”.

Sentencia incumplida

ABC decidió interpretar a su modo la sentencia. La rectificación apareció en portada, pero con un espacio bastante menor que la noticia que provocó la demanda. Además, el titular de la nota "Viciano niega ser el ‘cerebro gris’ de Chávez" da a entender como una declaración lo que debería ser una nota editorial o informativa. En respuesta, la Fundación CEPS exige su cumplimiento, y ABC incluso podría tener que publicar una nueva corrección.

El caso ha sido visto como un ejemplo de cómo se informa de América Latina. Formada mayoritariamente por profesores universitarios, la Fundación CEPS realiza análisis políticos, publicaciones de ámbito académico y otras actividades, como la asesoría técnica y jurídica a gobiernos y organizaciones de izquierda en América Latina. De esto a ser el “cerebro” de Chávez hay bastante distancia, pero la realidad no pudo estropear el titular de ABC. Esta vez no ha funcionado. Como afirma Antonio Cabo, de CEPS: “normalmente las organizaciones pequeñas no tenemos facilidades para defendernos de cosas falsas que se digan. En este caso el juez se ha comportado como marca la ley, pero como esto tampoco es muy habitual pues hay que agradecérselo”.

La falsa información

El artículo publicado el 25-11-2007 por el diario español ABC, lo presentamos a continuación:

Un español que perteneció a Fuerza Nueva se convierte en el «cerebro gris» de Chávez
ISAAC BLASCO. VALENCIA.
25-11-2007 08:37:35

Venezuela, transida de un populismo atroz removido por una aparente cuña de fervor revolucionario desde que el caudillo Hugo Chávez se impuso en 1999 sobre la escena pública, se ha convertido en un nuevo El Dorado para decenas de profesores procedentes de las universidades españolas.

Catedráticos y enseñantes de muy desigual prestigio, casi todos especializados en distintas disciplinas del Derecho Público, vienen cruzando el charco desde hace más de una década con el objetivo confesable de extender las reglas del juego democrático entre aquellos Estados iberoamericanos -la propia nación del Orinoco, pero también Bolivia y Ecuador- donde, sin embargo, la latente veleidad caudillista de sus respectivos líderes sitúa el futuro de millones de ciudadanos frente a una más que probable configuración política fundada sobre la estatalización de la propiedad y la perpetuación de la actual clase dirigente.

Una aportación decisiva

Roberto Viciano Pastor es algo más que uno de esos profesores que consideran caducos ciertos aspectos de la tradición legislativa europea: su papel está resultando decisivo en la definición del régimen que encabeza Hugo Chávez, hasta el punto de que puede considerársele «padre» del polémico, por involucionista, proyecto constitucional que el caudillo someterá a referéndum el 2 de diciembre.

Profesor titular de Derecho Constitucional de la Universidad de Valencia, sus escarceos con la extrema derecha -«pecados de juventud», definen algunos de sus compañeros lo de haber pertenecido a Fuerza Nueva en su época de estudiante- no le han supuesto ningún problema para experimentar luego un radical cambio ideológico que le ha llevado a implicarse con indudable intensidad en el actual proceso de transmutación del régimen chavista, ése que debe ser sancionado por el pueblo venezolano en el referéndum constitucional previsto el día 2.

«Canalizó su inconformismo en el pasado enarbolando un ideario equivocado; hoy, sus convicciones políticas son las propias de la izquierda intelectual más convencional, pese a que él de convencional tiene poco», esgrimen con un tono de disculpa quienes lo conocen desde hace años. No es probable, en cualquier caso, que en el país caribeño estén al tanto de ese «borrón» en la trayectoria del que hoy se mueve por el Palacio de Miraflores como si lo hiciera por su casa.

Roberto Viciano preside la Fundación Centro de Estudios Políticos y Sociales (CEPS). Creada en 1993, de acuerdo con sus propios estatutos, CEPS tiene entre sus objetivos el de contribuir, por medio de la aplicación práctica del trabajo intelectual de sus integrantes, «a la transformación de la sociedad en una realidad más justa, democrática y solidaria».

Consagrado a ese teórico propósito, Viciano vive una media de seis meses al año entre Caracas, Quito y La Paz. En Venezuela, Ecuador o Bolivia, este fervoroso defensor del derecho de autodeterminación para el País Vasco es ya uno de los referentes de esa clase de intelectual español que admiten personajes como el mismo Hugo Chávez, Evo Morales en Bolivia o el presidente de Ecuador, Rafael Correa, con quien mantiene una cierta amistad desde los tiempos de profesor universitario del hoy mandatario que se esfuerza en hablar el kichwa, idioma de sus compatriotas indígenas.

También con Ollanta Humala

Roberto Viciano, autor de una extensa bibliografía sobre aspectos constitucionales de los procesos políticos en América Latina e igualmente experto en el engranaje normativo de la Unión Europea, asesoró también a Ollanta Humala, el candidato del Partido Nacionalista Peruano derrotado por Alan García en las elecciones del año pasado.

En este sentido, en el país andino no pasó inadvertida la poderosa influencia que el español ejercía sobre el polémico aspirante presidencial, incluso para reglar las relaciones de éste con los periodistas locales con ocasión de un viaje girado por Humala a Bolivia: acudía, naturalmente, a entrevistarse con Evo Morales.

Antes, en Venezuela, este profesor valenciano, titular además de la Cátedra Jean Monnet sobre Instituciones Comunitarias, realizó decisivas aportaciones a los trabajos de elaboración de la Constitución de 1999 («la Bicha»Gui?o, la misma que ahora prevé acomodar Chávez a sus ínfulas de sesgo personalista. El pasado viernes partió hacia Quito después de una breve estancia en Valencia: Roberto Viciano presta asistencia a los miembros de la Asamblea Constituyente que desarrollan una nueva norma constitucional para un Ecuador bajo la égida de su amigo Correa. Otro tanto ocurre con Bolivia, donde también se está desarrollando hoy un convulso proyecto de reforma constitucional.

Según varios profesores que, precisan, han desempeñado labores «estrictamente académicas» en tierras iberoamericanas, declararse allí miembro de la comunidad universitaria española es algo parecido a rozar con los dedos el cielo de las celebridades. «Esa vitola le permite a uno, apenas deshechas las maletas, pasar del aeropuerto a codearse en cualquier lujoso restaurante con un ex jefe del Estado, con un ministro del Gobierno o con el responsable máximo de la más elevada instancia judicial. También saludarlo con plena confianza si se lo cruza por la calle. Realmente como si lo conociera de toda la vida», dicen. Siempre el ego.

Hay que tener en cuenta, y eso explica en buena parte la proliferación de proyectos de cooperación universitaria entre España e Iberoamérica, que el nivel de formación entre los responsables administrativos de estos países es «francamente mejorable desde la perspectiva europea».

El Rey y Adolfo Suárez

Según el profesor Carlos Flores, compañero de Viciano en la Universidad de Valencia y en posesión de un cierto currículo «trasatlántico», «el colectivo académico español continúa siendo muy respetado en estos círculos», en los que curiosamente se sigue valorando de manera singular la transición democrática y el papel jugado en ella por el Rey y Adolfo Suárez, nada alterado además por la reconvención de Don Juan Carlos a la incontinencia verbal de Chávez en la pasada Cumbre Iberoamericana.

Los responsables de Exteriores están al tanto de las actividades de los muchos docentes que, periódicamente, pronuncian conferencias, imparten cursos o elaboran informes a instancia de parte al otro lado del océano. Y la conclusión en estos foros en que no cabe meter a todos en un mismo saco.

Sobredosis de ideología

Hay casos, como el representado por el Instituto Iberoamericano de Estudios Constitucionales, adscrito a la Universidad de Alicante, cuya labor se reduce a la prestación de conocimientos en un contexto «exclusivamente docente». La entidad, dirigida por el catedrático de Derecho Constitucional José Asensi, tiene compromisos formativos en Cuba o Venezuela, pero también en otros países de signo conservador.

El caso de CEPS es más restrictivo. De acuerdo con una una marcada convicción ideológica, sólo trabaja con gobiernos «progresistas» o con la oposición «progresista» en aquellos Estados que no lo son. Las únicas sedes permanentes de CEPS se sitúan en Venezuela, Ecuador, Bolivia y Perú. Esta dualidad es clave para entender cómo valora la Diplomacia española a este colectivo en comisión de servicio casi permanente. No necesariamente porque los profesores lo fomenten, pero el hecho es que muchas veces hay riesgo de que sus directrices teóricas sean confundidas con la posición oficial de España, lo que, de alguna manera, entorpece la labor diplomática de las autoridades.

En el otro extremo está Viciano, cuya «exceso de ideología» no invalida su rigor intelectual, pero sí puede adulterar el propósito inicial de su misión. Nadie, salvo Chávez, sabe cuánto en el nuevo rumbo venezolano es aportación de este profesor valenciano. Ni siquiera si sólo dice lo que el caudillo bolivariano quiere oír.


La ¿rectificación?

La sentencia que debió cumplir el diario fue clara: "Se obligó por ello al diario a decir justo lo contrario: que “el profesor Roberto Viciano (...) no ha sido nunca militante de Fuerza Nueva” y que “ni el profesor Viciano ni la Fundación CEPS han redactado ni inspirado la reforma constitucional que se sometió a la consideración del pueblo venezolano”. La nota a continuación:

Viciano niega ser el «cerebro gris» de Chávez
14-1-2008 03:07:49

VALENCIA. El profesor Roberto Viciano Pastor, profesor titular de Derecho Constitucional de la Universidad de Valencia y actualmente presidente de la Fundación Centro de Estudios Políticos y Sociales (CEPS), no ha sido nunca militante de Fuerza Nueva.

Roberto Viciano ha dirigido tres proyectos de asesoramiento, realizados por académicos españoles, a las Asambleas Constituyentes de Ecuador (1998), Venezuela (1999) y Bolivia (2006-2007). En la primera de ellas, las fuerzas mayoritarias en la Asamblea fueron de derecha y en las dos últimas, la mayoría de las Cámaras constituyentes ha sido de izquierda. En todos los casos, cada uno de los asesores expresó su criterio con absoluta libertad y, en el caso venezolano, el conjunto de los expertos españoles (más de 20 profesores universitarios) realizaron un informe crítico con el contenido del proyecto de nueva Constitución que, aún hoy en día se encuentra disponible en Internet, en el sitio www.analitica.com/bitblio/ceps/dictamen.asp.

En dicho informe, al margen de la positiva valoración global que el texto les suponía, pueden constatarse las múltiples discrepancias que los expertos mostraron respecto del futuro texto constitucional. Por supuesto, como queda puesto de relieve en los proyectos de cooperación financiados por el Estado español, la responsabilidad de los mismos recae en las ONG que los ejecutan y no en el Gobierno español que los financia, por lo que nunca puede confundirse la posición oficial de España con la posición de las ONG españolas porque precisamente se trata de entidades no gubernamentales. Consiguientemente, de ninguna manera puede entorpecer la labor diplomática de las autoridades españolas.

Ni el profesor Viciano ni la Fundación CEPS han redactado ni inspirado la reforma constitucional que se sometió a la consideración del pueblo venezolano. Por tanto, ni puede considerarse que resulten decisivos, ni el uno ni la otra, para la definición del régimen que encabeza Hugo Chávez ni se les puede considerar «padres» del proyecto de reforma constitucional.

En ningún caso ni la Fundación CEPS ni el profesor Roberto Viciano han realizado sugerencia alguna ni recomendación a ningún gobierno ni fuerza política y social con el fin de recortar los derechos fundamentales y las libertades públicas, ni mucho menos para su desconocimiento, como tampoco han contribuido a la generación de norma alguna que permita un ejercicio autoritario del poder.

Entre otras cosas porque el objeto de la Fundación es precisamente lograr una sociedad más justa y solidaria mediante la redistribución de la riqueza, el fomento de la democracia participativa y las garantías efectivas de protección de los derechos humanos. Bien al contrario, CEPS ha demostrado su compromiso con la democracia en momentos en que los gobiernos constitucionales de Venezuela (en 2002-2003) y Bolivia (2006-2007) han sufrido intentos de desestabilización o de golpe de Estado por parte de partidos y grupos de la derecha de esos países, prestando su solidaridad y apoyo para que, sin menoscabo de las libertades y los derechos fundamentales, dichos gobiernos hayan podido superar dichos embates antidemocráticos y anticonstitucionales, como afortunadamente así ha sido.

Las actividades que realiza la Fundación CEPS abarcan bastantes más países que los señalados por el artículo de manera sesgada. La Fundación realiza proyectos de cooperación en Bolivia, Ecuador, Perú y Venezuela pero también en Chile, México, El Salvador, Guatemala, Cuba, Colombia y Paraguay. El profesor Viciano se desplaza a esos países y a otros tantos más, tanto para participar en actividades de la Fundación como para impartir cursos o dictar conferencias en centros académicos tanto de América Latina como de América del Norte o Europa.


Tags: ABC, manipulación mediatica, medios de comunicación

Publicado por ubara @ 12:12
Comentarios (2)  | Enviar
Comentarios
Publicado por Invitado
Domingo, 23 de marzo de 2008 | 16:52
La verdad es que viendo esto, al igual que con Antena 3 oe El Pais, c?mo puede uno confiar en estos medios, que ligados a intereses econ?micos usan los medios como plataformas de ataques a gobiernos como el de Venezuela, Ecuador o Bolivia, mintiendo, manipulado, ocultado datos, etc. Es una aut?ntica verg?enza!
Publicado por Invitado
Domingo, 28 de junio de 2009 | 4:36
Lamento que el peri?dico ABC hubiere publicado noticias falsas sobre el ilustre Profesor universitario Roberto Viciano Pastor y que no hubiere rectificado el error pese a la existencia de una orden judicial; esta no es la forma correcta de ejercer el periodismo ni en Espa?a ni en Am?rica.

Hago propicia la oportunidad para comunicarles que ya est? en circulaci?n mi ?ltimo libro titulado:ACCI?N CONSTITUCIONAL ORDINARIA DE RPOTECCI?N.

Atto.

Dr. Luis Cueva Carri?n
Quito-Ecuador.